EEUU promete una “respuesta militar masiva” ante un eventual ataque coreano

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, comparece junto a su homólogo surcoreano, Song Young-moo | efe

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, advirtió ayer a Corea del Norte de que cualquier ataque nuclear al territorio de su país o al de sus aliados recibirá una “respuesta militar masiva”.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, advirtió ayer a Corea del Norte de que cualquier ataque nuclear al territorio de su país o al de sus aliados recibirá una “respuesta militar masiva”.
“No se equivoquen, cualquier ataque a Estados Unidos, o a sus aliados, será derrotado”, dijo Mattis al término de la reunión consultiva que Washington y Seúl realizan anualmente, y tras la que afirmó que “cualquier uso de armas nucleares encontrará una respuesta militar masiva”, según la agencia de noticias Yonhap.
Corea del Norte ha acrecentado sus amenazas y acelerado sus programas de armas “innecesariamente”, señaló Mattis, quien advirtió de que, en caso de ataque, el Ejército de Pyongyang no sería rival para la defensa combinada de Washington y Seúl.
La alianza de las dos potencias es la “piedra angular” de los esfuerzos por contrarrestar los actos desestabilizadores de Corea del Norte, que está reduciendo su propia seguridad con amenazas nucleares, señaló el máximo responsable del Pentágono.


El secretario de Defensa de EEUU se dirigió en estos términos tras una reunión con su homólogo surcoreano, Song Young-moo, en la que acordaron expandir el “despliegue rotatorio” en territorio surcoreano de activos estratégicos estadounidenses, como submarinos y portaaviones de propulsión nuclear o bombarderos, recogió Yonhap. Mattis se mostró, no obstante, en contra del despliegue de armas nucleares tácticas en Corea, alegando los esfuerzos globales por la no proliferación de este tipo de activos, cuyo máximo exponente, la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), fue reconocida este año con el Nobel de la Paz.
Los titulares de Defensa de Washington y Seúl ya se encontraron en la visita de Mattis a la zona desmilitarizada (DMZ) que divide las dos Coreas, donde afirmó que EEUU no busca guerra, sino la desnuclearización de la península mediante la diplomacia. El secretado de Defensa estadounidense insistió ayer, no obstante, en que EE.UU. tiene “muchas opciones militares” diseñadas para reforzar la diplomacia y la disuasión.

Continuos ensayos
Los continuos ensayos de armas de Pyongyang, incluida su sexta y más potente prueba nuclear del 3 de septiembre y el lanzamiento de dos misiles intercontinentales, incrementaron la tensión en la región hasta cotas inéditas y son uno de los motivos que los aliados esgrimieron hoy para ampliar su despliegue estratégico en la región.
La visita de Mattis sirvió de preámbulo a la del presidente estadounidense, Donald Trump, quien el 7 de noviembre se reunirá con su homólogo surcoreano, Moon Jae-in, para abordar el problema norcoreano, en un momento en el que la tensión se ha rebajado tras el silencio armamentístico de Pyongyang que se prolonga ya casi mes y medio, aunque en la última semana Corea del Norte avisó de que haría una nueva prueba.