EEUU amenaza con destruir Corea del Norte si se desata una guerra

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un (a la derecha), ordena el lanzamiento de un nuevo misil intercontinental | efe

En el marco de la reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar el lanzamiento del misil balístico intercontinental más potente hasta la fecha por el régimen de Pyongyang el martes

En el marco de la reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar el lanzamiento del misil balístico intercontinental más potente hasta la fecha por el régimen de Pyongyang el martes, la embajadora de EEUU ante Naciones Unidas, Nikki Haley, manifestó que Corea del Norte será “completamente destruida” en caso de que se desate una guerra a nivel mundial.
Asimismo, el presidente estadounidense, Donald Trump, volvió a mofarse del líder norcoreano, Kim Jong Un, llamándole “Pequeño Hombre Cohete”.
En un mensaje de Twitter publicado ayer, el dirigente estadounidense destacó que tanto Rusia como China condenaron el lanzamiento, al tiempo que escribió que el enviado chino, “que acaba de regresar de Corea del Norte, parece no haber tenido impacto en el ‘Pequeño Hombre Cohete’. Difícil creer que su pueblo y el Ejército soporten vivir en tan horribles condiciones”.

Agresiones
Previamente, y ante el Consejo de Seguridad de la ONU, la diplomática de Estados Unidos dijo que “el dictador de Corea del Norte tomó una decisión que pone al mundo más cerca de entrar en guerra, no al revés. Nunca hemos buscado una guerra con Corea del Norte y a día de hoy no la queremos”, aseveró Haley, quien añadió que “si se desata una guerra, será por las continuas agresiones de Pyongyang”. En tal caso, “sin lugar a dudas, el régimen de Corea del Norte será completamente destruido”, expresó la embajadora estadounidense.
Por otro lado, Trump acordó ayer con su homólogo surcoreano, Moon Jae In, que es necesario “forzar” a Corea del Norte a “regresar al camino de la desnuclearización a cualquier coste”. El mandatario estadounidense conversó telefónicamente con Moon por segunda vez esta semana para “hablar sobre los nuevos pasos para responder a la reciente provocación de Corea del Norte”, según informó la Casa Blanca.
“Los presidentes reiteraron su fuerte compromiso con mejorar las capacidades de disuasión y defensa de su alianza”, y hablaron sobre “cómo imponer la máxima presión posible al régimen” de Kim Jong Un, indicó. Tras el lanzamiento el martes del misil, el Gobierno de Trump ha abogado por aumentar las sanciones internacionales a Pyongyang.