• Viernes, 23 de Junio de 2017

Cuba advierte a EEUU de que cualquier estrategia injerencista está “condenada al fracaso”

El Gobierno cubano afirmó ayer que cualquier estrategia que pretenda cambiar el sistema en la isla está condenada al fracaso, opinó que Estados Unidos no está en condiciones de dar lecciones sobre derechos humanos e insistió en su voluntad de continuar el diálogo

Cuba advierte a EEUU de que cualquier estrategia injerencista está “condenada al fracaso”
Dos ciudadanos cubanos miran un móvil, en La Habana | reuters
Dos ciudadanos cubanos miran un móvil, en La Habana | reuters

El Gobierno cubano afirmó ayer que cualquier estrategia que pretenda cambiar el sistema en la isla está condenada al fracaso, opinó que Estados Unidos no está en condiciones de dar lecciones sobre derechos humanos e insistió en su voluntad de continuar el diálogo y la cooperación con el país vecino. El Ejecutivo de Raúl Castro respondió a los anuncios realizados en Miami por el presidente estadounidense, Donald Trump, quien endureció las políticas de EEUU hacia la isla.


“Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso”, afirmó el Gobierno de la isla.
Sostuvo que los cambios que sean necesarios en Cuba, como los que se están realizando ahora como parte del proceso de actualización del modelo económico y socialista de la isla, los “seguirá decidiendo soberanamente” el pueblo cubano. El Gobierno cubano opina que el presidente estadounidense ha estado otra vez “mal asesorado”, al tomar decisiones que favorecen los intereses políticos de una “minoría extremista” de origen cubano residente en el estado de Florida.


“Estados Unidos no está en condiciones de darnos lecciones”, añadió y manifestó “serias preocupaciones” por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde cita “numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, se explota el trabajo infantil, discriminación racial y se amenaza con imponer más restricciones a los servicios de salud”.
También denuncia las nuevas medidas de “endurecimiento del bloqueo”, en referencia a la política de embargo económico, comercial y financiero que aplica Washington a la isla desde febrero de 1962, y afirma que están destinadas a “fracasar”.