• Domingo, 18 de Febrero de 2018

Creen que el avión ruso se estrelló al congelarse los sensores de velocidad

El accidente del avión AN-148 ruso que se estrelló el domingo cerca de Moscú pudo deberse a que en el salpicadero de la cabina de pilotos se mostraron datos erróneos sobre la velocidad que llevaba el aparato

Creen que el avión ruso se estrelló al congelarse los sensores de velocidad
Varios miembros de los servicios de emergencia buscan restos humanos en el lugar donde se accidentó el avión | Yuri Kochetkov (efe)
Varios miembros de los servicios de emergencia buscan restos humanos en el lugar donde se accidentó el avión | Yuri Kochetkov (efe)

El accidente del avión AN-148 ruso que se estrelló el domingo cerca de Moscú pudo deberse a que en el salpicadero de la cabina de pilotos se mostraron datos erróneos sobre la velocidad que llevaba el aparato debido a la congelación de los sensores, según el Comité Interestatal de Aviación (MAK, por siglas en ruso)
“El análisis preliminar de la información registrada, y el examen de casos análogos ocurridos en el pasado permiten suponer que el factor que causó la situación extraordinaria durante el vuelo fueron los datos erróneos sobre la velocidad que aparecieron en las pantallas de los pilotos”, señaló el MAK. Los datos erróneos se deberían a la congelación de los sensores de velocidad, según los datos extraídos por los investigadores del análisis de las cajas negras recuperadas en el lugar del siniestro, en el que murieron las 71 personas que iban a bordo de la aeronave.
Según el MAK, el estudio del registrador de los parámetros de vuelo o caja negra mostró que los sistemas de calefacción de los tres medidores de presión total, que informan a los pilotos de la velocidad del avión, se hallaban desconectados.

Divergencias
Los datos del registrador señalan que 2 minutos y 30 segundos después del despegue comenzaron a producirse divergencias entre los indicadores de velocidad del piloto y el copiloto. “Antes de la colisión contra el suelo el indicador del tablero del piloto comenzó a mostrar un brusco aumento de la velocidad, que en el momento del choque era de aproximadamente 800 kilómetros por hora, mientras que el del copiloto era igual a cero”, señaló el MAK en su comunicado. Los expertos tendrán ahora que estudiar las grabaciones del registrador de voces para verificar las acciones de los pilotos y sus reacciones a la alarma de amenaza de colisión.
Además, se efectuará un análisis exhaustivo del sistema de calefacción de los medidores de presión de este modelo de avión para establecer qué tipos de fallos podrían presentar. El lunes se supo que el avión se incendió y explotó una vez que chocó con la tierra y no antes.
Además, la compañía aérea informó de que el aparato había superado en enero pasado una revisión completa de mantenimiento que incluyó el chequeo de todas las partes del avión, entre ellas el fuselaje, las alas, el tren de aterrizaje y los motores.
La aeronave, además, superó la revisión de mantenimiento obligatoria que se debe hacer antes de cada vuelo “sin que se detectará ningún fallo”, agregó.
El avión siniestrado realizaba el vuelo regular 6W 703 entre Moscú y la ciudad de Orsk, en el sur de los Urales, y se estrelló pocos minutos después de despegar del aeropuerto moscovita Domodédovo. A bordo del AN-148 se encontraban seis tripulantes y 65 pasajeros, tres de ellos niños.
El AN-148 es un avión diseñado por la empresa aeronáutica ucraniana Antónov para cubrir rutas de media distancia, con una autonomía de vuelo de entre 2.200 y 4.400 kilómetros, en dependencia de su configuración.