El atacante de Las Vegas tomaba un fármaco que puede causar agresividad

Varias personas asisten a una vigila en memoria de las víctimas de la masacre de Las Vegas | EUGENE GARCíA (efe)

Paddock modificó 12 armas para convertirlas en automáticas y disparar a un 
ritmo más rápido
 

A Stephen Paddock, el autor de la masacre que causó 58 muertos y más de 500 heridos en Las Vegas (Nevada) el pasado domingo, le recetaron en junio un fármaco contra la ansiedad que puede provocar comportamientos agresivos, informó ayer el diario local “Las Vegas Review-Journal”.
Los documentos obtenidos por el periódico a través de la base de datos del Programa de Supervisión de Prescripciones de medicamentos de Nevada mostraron que el doctor Steven Winkler le recetó a Paddock el 21 de junio 50 pastillas de 10 miligramos del sedante diazepam (valium).
Paddock compró el fármaco sin presentar tarjeta de seguro médico en una farmacia de la cadena Walgreens de Reno (Nevada) el mismo día que se lo recetó Winkler. El abuso de ese fármaco puede provocar incluso experiencias psicóticas en el consumidor, según detalla el portal especializado drugabuse.com.
“Si alguien tiene un problema de agresividad subyacente y lo sedas con ese fármaco, puede suscitar esa agresividad”, indicó el doctor Mel Pohl, del hospital Recovery Center. “Puede desinhibir ese estado emocional. Es parecido a lo que ocurre cuando das alcohol a ciertas personas: se vuelven más agresivas en vez de dormirlas”, añadió.
Paddock modificó 12 armas para convertirlas en automáticas con la intención de disparar municiones contra la multitud a un ritmo más rápido y estuvo disparando entre 9 y 11 minutos, según revelaron las autoridades este martes.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania, aterrizaron ayer en el aeropuerto internacional McCarran, de Las Vegas (Nevada), para visitar a las víctimas del tiroteo. Trump y la primera dama, vestida de negro en señal de luto, fueron recibidos por las autoridades locales como la alcaldesa de la ciudad, Carolyn Goodman, y el alguacil del condado, Joe Lombardo, entre otros.
“Este es un día muy triste para mí, personalmente”, dijo Trump a su salida de la Casa Blanca.
Mientras, muchos hoteles de Las Vegas han aumentado el nivel de seguridad en sus accesos tras la masacre. Parte de la investigación busca determinar por qué ni los miembros de seguridad del hotel ni el personal encargado de la limpieza detectaron nada en la habitación ocupada por Stephen Paddock. l