Yolanda Díaz cree que el proyecto de En Marea está “menguando”

La portavoz de En Marea en el Congreso, Yolanda Díaz, apostó ayer por “repensar” el proyecto de la formación, un día después de que el sector crítico, en el que se alinea, no consiguiera modificar las tesis del sector oficial, encabezado por Luís Villares, en la segunda asamblea de la formación.

Yolanda Díaz cree que el proyecto de En Marea está “menguando”
Díaz forma parte del sector que se opone al portavoz | efe/ballesteros
Díaz forma parte del sector que se opone al portavoz | efe/ballesteros

La portavoz de En Marea en el Congreso, Yolanda Díaz, apostó ayer por “repensar” el proyecto de la formación, un día después de que el sector crítico, en el que se alinea, no consiguiera modificar las tesis del sector oficial, encabezado por Luís Villares, en la segunda asamblea de la formación.
Según afirmó Díaz en una entrevista en la Radio Galega, cualquier persona que participase el sábado en el plenario y que también estuviese en la de Vigo celebrada hace un año se daría cuenta de que se vislumbraba “un escenario muy pequeño, casi triste” en el que faltaban “actores muy relevantes”.
“No podemos caminar hacia un proceso menguante, que pierde efectivos por el camino”, señaló Díaz, que abogó por “hablar” entre los distintos sectores –oficial y crítico– porque si no, advirtió, la formación dará “un paso atrás”.
La diputada estatal confió también en llegar a un entendimiento porque “en política todo es superable” y por eso, incidió, “la alternativa es repensar, tejer un proyecto para las mayorías sociales” y ponerse “al lado de los problemas reales” de la gente.
En cuanto a las ausencias en el plenario, entre ellas las de los alcaldes de A Coruña y de Santiago, Xulio Ferreiro y Martiño Noriega, respectivamente, y de los partidos IU y Podemos, como formaciones, –si bien había militantes a título individual– aseguró que las ausencias en términos políticos “tienen mucha importancia”. Por este motivo, aseguró, ella, si estuviera en el lugar de Villares, habría intentado evitar esa situación. En cualquier caso, no quiere hacer responsable a Luís Villares de esas ausencias, “porque las responsabilidades nunca son individuales”, pero advirtió de que sin los actores “muy relevantes” el proyecto es “insuficiente para gobernar Galicia”.
“No se favoreció un clima inclusivo y fuimos por un camino más menguado. Quiero pensar que los compañeros son conscientes de que hoy la lectura es que En Marea no gana, sino que pierde fuerza”, señaló de nuevo en alusión a la comparación de las asambleas de Vigo del año pasado y la celebrada ayer en Santiago de Compostela.

Fractura política
Y es que el afianzamiento del liderazgo de Luís Villares al frente de En Marea terminó llevando también a una evidente fractura en el seno de la confluencia, como se evidenció en Vigo con la ausencia, no solo de alcaldes como Ferreiro y Noriega, sino también de la mitad de los asamblearios, que abandonaron la sala antes del discurso de clausura.
Si bien el equipo que capitanea el lucense resultó vencedor en las votaciones –un término desechado por él mismo, al igual que el de perdedor– y en todos los debates, el margen por el que lo hizo fue ajustado, en torno al 55 por ciento de las menos de 500 personas que se acercaron hasta el Palacio de Congresos de la capital gallega.
Este aspecto es el que utilizaron el mismo sábado los críticos para advertir de que el debate no está cerrado y de que no desistirán a la hora de intentar construir un espacio “amplio, plural y democrático”; mientras las apelaciones de Villares se centran en “cultivar los puntos en común” y “aparcar” las cuestiones en las que existen discrepancias.