• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

Santiago no descarta colocar maceteros y protección física en sus zonas más sensibles

El gobierno local de Santiago no descarta la colocación de grandes maceteros, bolardos o medidas de protección física en los próximos días en zonas sensibles de la ciudad, tras los atentados de Cataluña, si bien se remarca que las medidas se adoptarán en el marco de una interlocución permanente con las fuerzas de seguridad.

Santiago no descarta colocar maceteros y protección física en sus zonas más sensibles
Un grupo de turistas sale de una tienda de recuerdos en la zona vieja de Santiago | xoan rey (efe)
Un grupo de turistas sale de una tienda de recuerdos en la zona vieja de Santiago | xoan rey (efe)

El gobierno local de Santiago no descarta la colocación de grandes maceteros, bolardos o medidas de protección física en los próximos días en zonas sensibles de la ciudad, tras los atentados de Cataluña, si bien se remarca que las medidas se adoptarán en el marco de una interlocución permanente con las fuerzas de seguridad.
Fuentes oficiales del Ayuntamiento de Santiago, recordaron que el alcalde, Martiño Noriega, mantuvo reuniones y conversaciones con los mandos de la Policía Nacional, la Delegación del Gobierno y la Policía Local, con las que se está estudiando la situación, a raíz de los atentados.
En la reunión de este viernes, el gobierno local ya analizó con los responsables de la Policía Nacional de Santiago y la Policía Local el incremento de la presencia policial en algunos puntos, como puede ser el acceso por la calle San Francisco, en el casco histórico, que desemboca en la Plaza del Obradoiro.
Se trata de un lugar en el que en épocas como las navidades o la festividad del Apóstol ya se habían colocado medidas de protección física, con furgones policiales. A mayores, ya se han identificado diversos puntos “sensibles” que, por prudencia, no se indicará cuales son, según se explica desde el consistorio santiagués.

Críticas del SUP
Este viernes, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) emitía un comunicado en el que reiteraba su petición de instalación de bolardos “a la mayor celeridad” en los principales accesos al casco histórico para evitar ataques terroristas como los sucedidos en Cataluña, al tiempo que exigió más medios y efectivos.
El Sindicato Unificado de Policía añadió en su comunicado que “desde hace tiempo” ha pedido que “se realicen prácticas de la Circular 50 (kilómetros por hora) en la ciudad y en toda la comunidad”. Se trata de una instrucción que “regula y distribuye a todas las fuerzas de seguridad en caso de atentado”.
Entre las demandas planteadas este viernes también han reiterado su reivindicación de la presencia permanentemente a las UIPs (Unidades de intervención policial) en Santiago.