Medio Rural inicia una nueva fase de retirada de madera quemada no comercial

La Consellería do Medio Rural inició una nueva fase de retirada de madera no comercial en terrenos afectados por incendios del mes de octubre en las provinicias de Lugo, Ourense y Pontevedra.

Medio Rural inicia una nueva fase de retirada de madera quemada no comercial
Personal de las brigadas contra el fuego trabaja en la extinción de un incendio en Lugo | eliseo trigo (efe)
Personal de las brigadas contra el fuego trabaja en la extinción de un incendio en Lugo | eliseo trigo (efe)

La Consellería do Medio Rural inició una nueva fase de retirada de madera no comercial en terrenos afectados por incendios del mes de octubre en las provinicias de Lugo, Ourense y Pontevedra. En total, informó la Xunta ayer, estas actuaciones cuentan con un presupuesto total de cuatro millones de euros a ejecutar a lo largo de 2018.
El objetivo es consolidar los suelos en las principales zonas afectadas por la ola de incendios que asoló Galicia a mediados de octubre y que calcinó casi 50.000 hectáreas, además de cobrarse la vida de cuatro personas.

Sanidad vegetal
Después de los trabajos realizados en el último trimestre de 2017, centrados en labores de control de la erosión de los suelos, actuaciones para impedir desprendimientos y escorrentías por las lluvia, ahora las tareas se centrarán en retirar la madera quemada que no tiene uso comercial, que será triturada para mejorar la “sanidad vegetal” 
de los montes.
Asimismo, según señala la Xunta, también hay zonas en las que el fuego no causó “grandes afecciones en la cubierta vegetal del suelo” debido a la rapidez con la que se propagaron las llamas, por lo que los incendios afectaron únicamente a las copas de los árboles.
En Pontevedra, donde ya fue retirada madera quemada de 23 hectáreas, Medio Rural trabajó en el último trimestre del año en los municipios de As Neves, Ponteareas, Mos, A Guarda, O Rosal, Caldas de Reis, Salvaterra de Miño, Vigo, Nigrán, Gondomar y Silleda, todos ellos ayuntamientos en los que se registraron incendios de más de 300 hectáreas afectadas.
En la provincia lucense, los trabajos en los montes se centraron en cinco grandes incendios (más de 300 hectáreas) que afectaron a las parroquias de Noceda y Donís –Ayuntamiento de Cervantes–, Ernes –Nogueira de Muñiz–, Esmeriz –Chantada– y Meiraos –Folgoso do Courel–.
Por último, en Ourense, Medio Rural actuó en 18 zonas afectadas por el fuego situadas en los municipios de Lobios, Muíños, Melón, Carballeda de Avia, Verín, San Cristovo de Cea, Monterrei, Vilariño de Conso, Chandrexa de Queixa, Viana do Bolo, Baños de Molgas, Parada de Sil, Paderne de Allariz, Xunqueira de Espadañedo, Maceda, A Gudiña y Esgos. l