Más de dos millones de datos de móvil fueron la clave en el caso Diana Quer

Villanueva, Corbi y Jambrina, durante su comparecencia pública en la Delegación del Gobierno | quintana

La delegación del Gobierno celebró ayer una rueda de prensa para tratar de despejar algunas de las incógnitas, malentendidos y rumores que han rodeado el caso de la desaparición de Diana Quer, hace casi año y medio.

La delegación del Gobierno celebró ayer una rueda de prensa para tratar de despejar algunas de las incógnitas, malentendidos y rumores que han rodeado el caso de la desaparición de Diana Quer, hace casi año y medio. Al acto, además del delegado del Gobierno, Santiago Villanueva, acudieron muchos de los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil que participaron en la investigación y dos de sus mandos, el teniente coronel Francisco Javier Jambrina, responsable de la Comandancia de la Guardia Civil, y el coronel de la Unidad Central Operativa (UCO), Manuel Sánchez Corbi. Este se mostró muy crítico con la cobertura informativa del caso, el más mediático de su carrera: “La mayoría de la información era poco acertada. Se podría hacer una tesis doctoral”, aseguró. Tanto Corbi como Jambrina se mostraron parcos en dar detalles sobre la investigación, pero reconocieron la importancia de los datos obtenidos a través del teléfono: fue necesario investigar más de dos millones de datos. 
 
1 Uno de los casos más difíciles de investigar
Los casos como el de Diana Quer son muy difíciles de investigar: no hay testigos, no hay móvil, no hay víctima. “Incluso nos llegamos a plantear si había delito”, señaló Corbi. El 22 de agosto de 2016 se presentó la denuncia y solo por el “buen olfato” de un agente se comenzó a investigar enseguida, empezando por sus mensajes y se vio enseguida que “algo raro había ocurrido”. Se formó un equipo conjunto de investigación. 

2 Un “trozo de vida”   de catorce minutos
.“En los primeros días ya supimos por el teléfono de Diana por dónde se había movido y por la velocidad, que se había ido en un vehículo”. Es entonces cuando sale a la luz el famoso mensaje donde avisa que le están siguiendo. Desde las 2.42 hasta las 2.58 horas es el “trozo de vida” de teléfono del que extraen información: “Lo que fuera que hubiera ocurrido, ocurrió en un vehículo”. Las cámaras tampoco ayudaron: “Fue frustrante. Eran 40 cámaras y lo único que sacábamos eran bolas de luz. Pero incluso las bolas de luz pueden aportar datos”. 

La red permite aportar datos más generarles, pero el aparato de Diana Quer habilitó la localización exacta
 

3 Aparece en una ría el móvil de la víctima
El 27 de octubre aparece el teléfono de Diana en la ría de Taragoña. Eso confirma que el que lo hizo es alguien profesional en el mundo de la delincuencia, porque toma medidas de seguridad. En julio de 2017 se desbloquea el teléfono y ofrece la localización exacta de Diana, situándola en una cámara de una gasolinera del sur de A Pobra. La investigación de los coches deja en tres posibles coches. Uno es el de José Enrique Abuín, “O Chiclé”: “Había un 50% de posibilidades de que fuera él”, explicó el coronel. 

4  O Chiclé decide borrar la memoria de su terminal
El 30 de noviembre lo citan a declarar como testigo a él y a su esposa. O Chiclé les deja su móvil, pero no es el suyo y cuando les da el correcto, le ha borrado todos los datos. Asegura que se le estropeó, pero para la Guardia Civil solo prueba que es un profesional. “Cuando no tienes el teléfono solo sabes datos muy generales pero cuando lo tienes, puedes acceder a datos GPS que indican la localización minuto a minuto”, explica el coronel de la UCO.

5 Un audio registró el asalto del 25 de diciembre
En el asalto frustrado a otra joven en Boiro, el 25 de diciembre, la víctima graba por casualidad un audio Whatsapp al apretar contra el pecho. Además, una cámara en la gasolinera graba a O Chiclé antes de actuar. “Se ve como selecciona a la chica”, explica el coronel Jambrina.
6 No un golpe de fortuna, sino un obstáculo
Los guardias civiles están sorprendidos. “A pesar de que sabe que es investigado, se atreve a actuar. Eso no nos lo esperábamos”, confiesa Jambrina: “No es como se ha dicho una casualidad que hizo avanzar la investigación. Fue un obstáculo”. La documentación no estaba preparada, pero una filtración a la prensa precipita el arresto de Abuín.
.
7 El detenido se reafirma en que fue un atropello
Tras confesar, les condujo a la nave de Rianxo, una propiedad privada cerrada al público (por eso no se investigó) y al aljibe donde se halló el cuerpo. Pero O Chiclé insiste en que solo la atropelló por accidente. Corbi recapitula: “Sabemos el punto donde se la lleva, sabemos su itinerario, pero no sabemos dónde la mató. Pero habrá una autopsia y los cuerpos hablan”. l