• Domingo, 04 de Diciembre de 2016

El hombre acusado de asesinar en el hospital a su mujer no declara “para no hacerlo mal”

El hombre acusado de matar a su mujer en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), Aniceto Rodríguez, se acogió ayer a su derecho a no declarar “para no hacerlo mal”, según señaló la acusación particular a la salida del Juzgado de Instrucción Número 1 de Verín (Ourense). 

El hombre acusado de asesinar en el hospital a su mujer no declara “para no hacerlo mal”
Aniceto Rodríguez desciende del vehículo que lo trasladó	ep
Aniceto Rodríguez desciende del vehículo que lo trasladó ep

El hombre acusado de matar a su mujer en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), Aniceto Rodríguez, se acogió ayer a su derecho a no declarar “para no hacerlo mal”, según señaló la acusación particular a la salida del Juzgado de Instrucción Número 1 de Verín (Ourense). 
Rodríguez había sido citado  para ser informado de los cargos de los que se le acusa y que se corresponden con un delito de asesinato en grado de tentativa y otro consumado, por los que podría enfrentarse a más de 20 años de prisión.
El presunto autor salió del juzgado 40 minutos después de haber entrado sin responder a ninguna pregunta, según confirmaron los letrados asistentes. Una vez en los juzgados, a pesar de que tras la información de cargos había la posibilidad de una declaración indagatoria, Aniceto Rodríguez se acogió a su derecho a no declarar.
Con la información de los cargos finaliza la fase de instrucción, que queda pendiente de los escritos de la acusación y la defensa, y de que se señale fecha para la celebración del juicio el próximo año.
“La abogada de la familia, Beatriz Seijo, destacó que el acusado señaló su intención de no declarar “para no hacerlo mal”, por lo que considera que Aniceto Rodríguez “tiene capacidad para comprender lo que está haciendo, perfectamente”.
De este modo se refirió al estado psíquico de Aniceto, que sufrió un ictus que le ha dejado secuelas físicas y psíquicas después de herirse con un arma tras supuestamente haber asesinado Isabel Fuentes en el CHUO. El silencio en la jornada de ayer contrastó con la actitud del acusado en anteriores declaraciones, en las que la abogada de la acusación recordó que fue “colaborador” y “reconoció los distintos episodios con cierta dificultad”.
La letrada también confirmó que la familia de Isabel Fuentes inició diligencias informativas preliminares contra la jueza encargada inicialmente del caso que rechazó la recomendación de la Guardia Civil de separar a Fuentes de su marido por sospechar que era el responsable de la primera agresión, sufrida en su casa el 2 de abril de 2015.
Los allegados a la víctima recibieron al acusado a las puertas del juzgado con gritos de “¡Cómo nos engañaste, asesino!” y “¡Ojalá te pudras en la cárcel!”.
“Por lo que nos ha hecho no merece vivir. Es un sinvergüenza que nos ha engañado a todos”, señaló Loli Blanco, prima de la fallecida. Su hermano Ramón fue más contundente al criticar que “la primera jueza cometió cantidad de negligencias”. n