• Martes, 21 de Noviembre de 2017

Gonzalo Caballero considera que el PSdeG tiene que lograr “encarrilarse”

El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, dijo ayer que la organización política que lidera tiene que lograr “encarrilarse”, todo por un proyecto de cambio para Galicia

Gonzalo Caballero considera que el PSdeG tiene que lograr “encarrilarse”
El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero | Lavandeira jr (efe)
El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero | Lavandeira jr (efe)

El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, dijo ayer que la organización política que lidera tiene que lograr “encarrilarse”, todo por un proyecto de cambio para Galicia, emanado desde un partido no “nacionalista ni independentista” y que asegura siempre la cordialidad institucional.
“La alternancia es fundamental”, señaló en una entrevista concedida a la Radio Galega, en la que apuntó que convienen la viveza, el dinamismo, y los distintos ciclos políticos, por lo que apuesta por recuperar el espacio “perdido”, máxime cuando otras fuerzas emergentes, a su juicio, están estancadas o han comenzado a pinchar.
Reconstruir, fortalecer, “reiniciar” el PSdeG son los objetivos de Caballero, enumeró, y esto en un tiempo político “muy dinámico y volátil” en el que previsiblemente las elecciones municipales tendrían que ser la primera gran cita con las urnas, pero no se sabe, matizó, dado que todo gira en función de lo que ocurra en este momento a nivel de España.
No obstante, su mente ahora está centrada en los cuatro congresos provinciales gallegos que “han de acompañar a la nueva etapa”, en el debate de ideas y en el impulso de renovación, con “lealtad”, porque “todos somos necesarios, todos tenemos espacio” y únicamente, afirmó, hay que “adecuar posiciones”.
Y acerca de la no comparecencia doble del presidente de la Diputación de Lugo, Darío Campos, y de la de Pontevedra, Carmela Silva, para exponer cuál es su presupuesto respectivo ante el Parlamento de Galicia, puntualizó que el primero se lo planteó directamente y la segunda lo hizo a través de la secretaria de Relaciones Institucionales, Dolores Villarino. Así, negó que el hecho de que tanto Silva como Campos no acudiesen al Pazo do Hórreo a presentar los presupuestos de sus respectivas diputaciones suponga una crisis interna en el partido. Caballero acusó al PPdeG de utilizar la negativa de los presidentes de las diputaciones a comparecer en la Cámara para que “no se hable” de cuestiones que afectan a los gallegos, como la gestión de los incendios.

Debates políticos
“Si tanto interés tiene en el Parlamento gallego, Feijóo debería acudir al Parlamento a cesar a su conselleira de Medio Rural tras lo ocurrido”, manifestó, para criticar que los populares utilicen la Cámara gallega para “hacer los discursos que quieren” y que “no se den debates políticos en profundidad”.
Insistió en restar importancia a la negativa de los presidentes provinciales a acudir al Legislativo gallego para explicar unas cuentas que, como recordó, ya desgranan en sus respectivas instituciones ante los grupos de la oposición. “Es una comparecencia que es voluntaria y no obligatoria”, insistió, para subrayar que el “PP no pude marcar la hoja de ruta que quiere” y debe “respetar la autonomía local”.
Preguntado sobre si prevé que haya cambios en el grupo parlamentario socialista tras su victoria y toda vez que él no dispone de escaño, Gonzalo Caballero mostró su deseo de “centrarse” en la secretaría xeral del socialismo gallego para “recuperar el músculo perdido” y “volver a convertirlo en alternativa de gobierno”.
“Tenemos un grupo parlamentario que trabaja bien, que trabaja a destajo y tenemos un portavoz parlamentario que ha sido ratificado en la primera comisión ejecutiva que hemos tenido”, manifestó para insistir en que no tiene “ningún tipo de prisa” por “ocupar un cargo institucional”. “Lo que necesitamos es un partido que se renueve y que tenga más fortaleza, y esa tiene que ser la tarea del secretario xeral”, subrayó.
 Preguntado por los criterios con los que configuró la Executiva del PSdeG, explicó que intentó  “hacer el equipo con el mayor criterio en clave de partido y en clave de país”. Reconoció que “en una organización a veces hay intereses personales”. “Y uno se queda con el sabor agridulce de no poder cubrir las expectativas de muchos compañeros que podrían estar en los puestos de dirección”, apuntó. l