• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

El dueño de los perros que atacaron a una octogenaria no tenía licencia

El dueño de los perros que atacaron a la mujer de 82 años en Covelo (Pontevedra) carecía de la licencia obligatoria para tener canes de razas peligrosas, no los había inscrito en el registro municipal y no los tenía identificados.

El dueño de los perros que atacaron a una octogenaria no tenía licencia
Uno de los animales que atacaron a la vecina de Covelo era un cruce de dogo de Burdeos | aec
Uno de los animales que atacaron a la vecina de Covelo era un cruce de dogo de Burdeos | aec

El dueño de los perros que atacaron a la mujer de 82 años en Covelo (Pontevedra) carecía de la licencia obligatoria para tener canes de razas peligrosas, no los había inscrito en el registro municipal y no los tenía identificados.
Según informaron a Europa Press fuentes de la Guardia Civil, los dos animales son cruces de las razas dogo de Burdeos y bóxer. En concreto, la Ley gallega de Bienestar Animal recoge al dogo de Burdeos como una raza potencialmente peligrosa así como a los cruces en primera generación de esta con otras razas.
Para este tipo de animales, la normativa estipula que deben estar identificados e inscritos en el registro municipal de razas potencialmente peligrosas en un plazo de 15 días posterior a la obtención de la licencia correspondiente para tener estos animales, que el dueño no tenía, según fuentes de la Guardia Civil. Asimismo, la ley también obliga a que circulen en las vías públicas atados con correa no extensible de menos de dos metros, con bozal homologado y adecuado para su raza. Además, prevé que habiten en instalaciones con medidas de seguridad que eviten su huida y el contacto con ellos, respetando su protección y bienestar.

La familia denunciará
En vista de esta situación, los familiares de la mujer, que permanece consciente y desintubada en el Álvaro Cunqueiro después de que le tuvieran que amputar las dos piernas por debajo de la rodilla, denunciarán a los propietarios de los animales.
De ello informó a Europa Press uno de sus hijos, Adolfo Martínez, quien explicó que él y sus seis hermanos están “de acuerdo” en presentar una denuncia penal contra los dueños de los canes. Y es que, según Adolfo Martínez “no era la primera vez” que los perros salían de la casa y “andaban sueltos por el camino”. De hecho, señaló que, tras atacar volvieron a entrar en la finca “como si nada”.
Mientras, los dos perros permanecerán aislados en el Centro de Acollida de Animais (CAAN) de la Diputación de Pontevedra. Su futuro, una vez abierta la vía penal, lo decidirá el Juzgado de Ponteareas que se encargue de las diligencias. Fuentes de la Diputación confirmaron a Europa Press que los perros fueron retirados la madrugada de ayer. Para ello, se desplazó un veterinario que los sedó con el fin de “garantizar” la seguridad de las personas que acudieron a recogerlos. l