• Martes, 17 de Octubre de 2017

Desmantelada una red europea con conexión en Galicia que comerciaba con carne de caballo

La Guardia Civil, en colaboración con Europol, ha desmantelado una red que comerciaba con carne de caballo no apta para consumo que era distribuida por Europa, en una operación que ha sido desarrollada en coordinación con Francia, Portugal, Bélgica, Italia, Rumanía, Suiza, Holanda y Reino Unido.

Desmantelada una red europea con conexión en Galicia que comerciaba con carne de caballo
La trama estaba encabezada por un ciudadano holandés | guardia civil
La trama estaba encabezada por un ciudadano holandés | guardia civil

La Guardia Civil, en colaboración con Europol, ha desmantelado una red que comerciaba con carne de caballo no apta para consumo que era distribuida por Europa, en una operación que ha sido desarrollada en coordinación con Francia, Portugal, Bélgica, Italia, Rumanía, Suiza, Holanda y Reino Unido. En España han sido detenidas 65 personas por maltrato animal, falsedad documental, prevaricación, contra la salud pública, blanqueo de capital y organización criminal en siete comunidades, entre ellas Galicia.
Según la Benemérita, en 2013 fueron detectadas en Irlanda hamburguesas de vacuno que contenían carne de caballo y se puso en marcha una investigación para determinar el origen, en la que se vieron afectadas comercializadoras, fabricantes de productos congelados y restaurantes de comida rápida, llegando a la conclusión de que detrás de esta trama podría estar un holandés muy conocido en el mundo de la comercialización de carne de caballo que en aquel momento estaba en paradero desconocido.
A raíz de estos hechos la Guardia Civil estableció una red de alerta sobre este tipo de alimentos y el pasado verano se detectaron indicios atípicos en el sector de la comercialización de carne de caballo que llamaron la atención tanto de profesionales como de los agentes del Seprona, lo que dio inicio a la operación “Gazel”.

“No aptos para consumo”
Agentes de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente de la Guardia Civil comprobaron la existencia de una trama que adquiría caballos en malas condiciones, viejos o, simplemente, bajo la calificación de “no aptos para consumo” y los sacrificaba en dos mataderos concretos. Estos animales procedían de Portugal y de puntos del norte de España y eran distribuidos de diversas formas, aunque sobre todo su carne era manipulada en una planta y desde allí enviada a Bélgica.
En el verano de 2016 se tuvo conocimiento de algunas actividades irregulares de esta trama. Este grupo criminal alteraba la identidad de los equinos sustituyendo sus microchips o falseando sus pasaportes.
Los investigadores concluyeron que la parte española de la trama era una pequeña porción de una estructura extendida por toda Europa bajo el control del ciudadano holandés.
Por ello, la Guardia Civil desplegó a más de 300 agentes en 18 provincias, entre ellas Ourense, registrando simultáneamente 29 ubicaciones y realizando una veintena de inspecciones.