Cultura prevé poder declarar la Ribeira Sacra Bien de Interés Cultural a finales de 2018

La Xunta inició ayer el procedimiento para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Paisaje Cultural la Ribeira Sacra, un proceso que prevé que esté concluido en diciembre de 2018

Cultura prevé poder declarar la Ribeira Sacra Bien de Interés Cultural a finales de 2018
Jesús Oitaven, Román Rodríguez y Mari Carmen Rodríguez, durante la presentación | xoán rey (efe)
Jesús Oitaven, Román Rodríguez y Mari Carmen Rodríguez, durante la presentación | xoán rey (efe)

La Xunta inició ayer el procedimiento para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Paisaje Cultural la Ribeira Sacra, un proceso que prevé que esté concluido en diciembre de 2018 y que se perfila como paso previo para optar a la inclusión de este espacio en la lista de Patrimonio de la Humanidad.
El conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, informó de la incoación de este expediente en una rueda de prensa en la que también participó la directora xeral de Patrimonio Cultural, María del Carmen Martínez Ínsua, y el secretario xeral técnico de la consellería, Jesús Oitavén.

Un ejemplo excepcional
En la resolución que se publica ayer, la Xunta explica que la Ribeira Sacra resulta un “ejemplo excepcional” que es necesario proteger, una preservación que se extiende a otros bienes y manifestaciones que complementan su sentido y valor cultural, así como a una zona perimetral.
Como novedad, el expediente incluye entre las manifestaciones a proteger tres elementos del patrimonio inmaterial gallego, como las fiestas de “fachas e fachós” de Castro Caldelas, Vilelos y Castelo; las fiestas del “Entroido Ribeirao” de Santiago de Arriba, el “Oso de Salcedo” y los “Felos de Esgos”; y la alfarería tradicional de Gundivós y Niñodaguía.

Alegaciones
Aunque dependerá del número final de alegaciones que haya que resolver en los tres meses de exposición pública de este documento, la Xunta se marca la fecha de finales de 2018 como meta para la declaración de este espacio como BIC, lo que supondrá “acortar un año el plazo máximo” para resolver el expediente.
Para la publicación de este expediente, explicó la directora xeral de Patrimonio, durante el cuarto trimestre de este año se llevaron a cabo once reuniones técnicas en las que participaron todos los ayuntamientos y diputaciones implicadas en el proyecto, las denominaciones de origen vitivinícolas, las empresas hidroeléctricas y los agentes y asociaciones interesados.
Tras el proceso de exposición pública, que durará tres meses, se remitirá el documento a los órganos consultivos para que emitan su informe. Los últimos pasos serán la elaboración de un informe técnico de la propia Dirección Xeral y la declaración como BIC por decreto de la Xunta.
La Ribeira Sacra, que se articula en el límite entre las provincias de Lugo y Ourense, es el “máximo exponente” de la “singular relación entre el hombre y la naturaleza”, apunta la Xunta, ya que implica, además de valores culturales, paisajísticos y patrimoniales, la relación de la conocida como “viticultura heroica”.
Atravesada el área delimitada por el Camino de Invierno a Santiago, la declaración Bien de Interés Cultural abarcará 174 kilómetros cuadrados y 190 núcleos de población en veintidós ayuntamientos.
El territorio BIC propuesto por la Xunta limita al norte en el cañón del Miño en la presa de Belesar (parroquias de Rebordaos en O Saviñao y Pesqueiras en Chantada) y al sureste por el cañón del Sil en las parroquias de Vilachá en Poboa de Brollón y de Torbeo en Ribas de Sil. Los límites restantes están definidos por la línea borde de la “Bocarribeira”.
Además de esta área, se incluyen elementos exteriores o “exoámbitos” que contribuyen a complementar los valores de la Ribeira Sacra, así como un área perimetral de protección.