• Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Condenado a 47 años de cárcel el culpable del doble crimen de Arbo

El magistrado presidente del Tribunal del Jurado de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra que declaró a Arturo D.S. culpable del doble crimen de Beatriz Domínguez y Sergio Rodríguez

Condenado a 47 años de cárcel el culpable del doble crimen de Arbo

El magistrado presidente del Tribunal del Jurado de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra que declaró a Arturo D.S. culpable del doble crimen de Beatriz Domínguez y Sergio Rodríguez, cuyos cadáveres fueron localizados en julio de 2015 en un monte de la localidad pontevedresa de Arbo, le ha condenado a una pena total de 47 años de prisión.
Tal y como consta en la sentencia, el juez considera al varón autor de dos delitos de asesinato con alevosía por causar la muerte “intencionada y voluntaria” de Beatriz y de Sergio, “de forma sorpresiva, sin que tuviesen posibilidad ninguna de reaccionar ni de defenderse por lo inesperado y repentino de la acción”, aprovechando el lugar boscoso en el que se encontraban de madrugada.
Además, entiende que concurre en los dos asesinatos la circunstancia agravante de aprovechamiento de lugar y tiempo, lo que facilitó la impunidad del delincuente; y en el asesinato de Beatriz la circunstancia agravante de parentesco, ya que era su excompañera sentimental y madre de una hija en común.
El magistrado manifiesta que, “en atención a todas las circunstancias y la despreciable y execrable naturaleza de los hechos”, procede imponer al acusado 24 años de prisión por el asesinato de Beatriz y 23 años por el asesinato de Sergio. No obstante, de acuerdo con el Código Penal, fija en 40 años de prisión el límite máximo de cumplimiento efectivo de la condena.

Alejamiento
También le priva de la patria potestad respecto a su hija, y le prohíbe acercarse a menos de 200 metros y comunicarse por cualquier medio durante 33 años con los parientes hasta el segundo grado de consanguinidad de las víctimas. Con esta medida se pretende “proteger a los familiares de posibles situaciones que pudiesen desencadenar cualquier tipo de reacciones o incidentes”.
El hombre también deberá indemnizar a su hija en 300.000 euros; a los padres de cada una de las víctimas en 150.000 euros (el padre de Sergio falleció un año después, por lo que su mitad será para sus herederos); a la hermana de Beatriz y tutora de la menor en 100.000 euros; y a los otros dos hermanos de Beatriz y el hermano de Sergio en 25.000 euros para cada uno. Además, deberá indemnizar al Estado en casi 12.000 euros y deberá hacer frente también a las costas, incluidas las de la acusación particular.