El BNG denuncia que “se aceleraron” las obras en el puente de Rande con fines recaudadores

Momento de la inauguración de la ampliación del puente | aec

El BNG denunció ayer a la empresa Audasa, concesionaria de la autopista AP-9, por “acelerar” las obras del puente de Rande con fines recaudatorios, acusó de “complicidad” a los gobiernos central y autonómico y advirtió de que aumentar las tarifas de peajes podría constituir una “ilegalidad”.

El BNG denunció ayer a la empresa Audasa, concesionaria de la autopista AP-9, por “acelerar” las obras del puente de Rande con fines recaudatorios, acusó de “complicidad” a los gobiernos central y autonómico y advirtió de que aumentar las tarifas de peajes podría constituir una “ilegalidad”.
Así lo indicó el diputado del BNG Luis Bará en una conferencia de prensa junto a la también diputada autonómica de su partido Olalla Rodil, acerca de la inauguración el pasado sábado de dos carriles adyacentes en el puente de Rande, a las afueras de Vigo.

Bará cuestionó que esos carriles fueran inaugurados el “último día hábil del año” en condiciones precarias, ya que aún “están sin concluir” las “pasarelas de seguridad” entre el carril central y los adyacentes recién construidos que, además, “muy sorprendentemente carecen de iluminación con farolas”. El parlamentario observó que esa inauguración intervino tras un periodo en el que “el ritmo de las obras se intensificó” con “un acelerón con horarios de trabajo interminables y obras en condiciones extremas de horarios nocturnos, e incluso en las últimas semanas entre temporales que dieron lugar a accidentes graves, incluido uno mortal”.
Destacó que incluso la prueba de sobrecarga del puente, consistente en colocar 68 camiones con 2.584 toneladas de peso total, se llevó a cabo la madrugada del pasado miércoles coincidiendo con una situación de temporal.
Todo eso, según el BNG, tenía el fin de “concluir y poner a disposición la ampliación el ultimo día del año con el objetivo de favorecer los intereses de la empresa que es lo que lleva haciendo el Gobierno con la complicidad de la Xunta en las ultimas décadas”.

Traspaso
Además, criticó la “ampliación” a 75 años de la concesión a Audasa, el aumento de las tarifas de peajes, los beneficios fiscales concedidos a la concesionaria y el veto del Ministerio de Fomento a transferir las competencias a Galicia sobre esa infraestructura.
Bará denunció el “mal servicio que presta” la empresa “sin ningún tipo de sanción” de las autoridades, y “todo esto para favorecer los intereses de Audasa, del grupo Itínere y del principal accionista que es el capital corsario norteamericano que viene a ejercer una especie de piratería en la ría de Vigo a robar el tesoro de Rande”, en una clara alusión a la financiera Citigroup.

Indicó que alguien le comentó que “el tesoro de Rande pensábamos que estaba en el fondo de la ría pero, por lo que se ve, está en la superficie, el puente que cruza la ría, que es un filón que vienen aquí a explotar empresas de capital foráneo”. En ese sentido, anunció que el BNG “declara iniciada la batalla de Rande” con una “lucha en todos los frentes para parar los pies a Audasa”. En opinión de Bará, la reforma del puente de Rande, iniciada en febrero de 2015, concluyó de forma prematura con una inauguración vinculada a la “cláusula sexta” del convenio firmado en 2011 entre Fomento y Audasa, que prevé un incremento de las tarifas de peajes de 1% acumulativo durante veinte años.
Sin embargo, el aumento será “de aplicación desde el 1 de enero del año siguiente a aquel que finalicen las obras y la Administración autorice su puesta en servicio” y el “incremento extraordinario” debe aplicarse “simultáneamente con las revisiones ordinarias de tarifa”. Para Bará, “aunque se hizo la inauguración, aun no están recibidas las obras” y “si no se hicieron”, la aplicación del incremento no podría intervenir hasta 2019, ya que en caso contrario “se podría estar incurriendo en una ilegalidad”.