• Domingo, 17 de Diciembre de 2017

La base de salvamento marítimo de la Cruz Roja de Laxe estrena instalaciones y una moderna embarcación

La Cruz Roja de Laxe cuenta con nuevas instalaciones más adaptadas a sus necesidades y mejor equipadas, después de que ayer se inaugurasen las obras de remodelación de su base se salvamento marítimo.

La base de salvamento marítimo de la Cruz Roja de Laxe estrena instalaciones y una moderna embarcación

La Cruz Roja de Laxe cuenta con nuevas instalaciones más adaptadas a sus necesidades y mejor equipadas, después de que ayer se inaugurasen las obras de remodelación de su base se salvamento marítimo.
Enmarcada en la estrecha colaboración mantenida por Cruz Roja Española y Portos de Galicia, la sede está situada en un edificio perteneciente al ente público. Con una superficie de 80 metros cuadrados, la remodelación ha permitido una mejora de la habitabilidad tanto interior como exterior del inmueble, ofreciendo unas instalaciones más adaptadas a las nuevas necesidades.
Por un lado, en el exterior del edificio se ha procedido a la realización de una actuación de conservación en la cubierta del inmueble. Por otro, en el caso de la parte interior del edificio se ha realizado una nueva redistribución del espacio de la planta.

El acto en la sede de Cruz Roja ha servido, además, para dar a conocer el prototipo de las nuevas embarcaciones de salvamento marítimo, una de las cuales será entregada a la sede de Laxe.
Se trata de una embarcación ligera de rescate, con casco de aluminio, que le confiere unas condiciones adecuadas para proporcionar una navegación segura y fiable. Dispone de una cubierta dinámica que hace posible la instalación alternativa de dos asientos para la tripulación.
En su aleta de estribor dispone, además, de una zona de rescate abatible para posibilitar el embarque y aseguramiento de una persona sobre una camilla o tablero espinal. De esta manera, el náufrago puede ser embarcado de forma segura y transportado en la zona más estable de la embarcación. Su propulsión consiste en dos motores fuera borda de 150 CV cada uno.
La lancha está dotada de un sistema de autoadrizamiento para casos de vuelco accidental y quilla al sol, así como de una potente electrónica como apoyo a la navegación y a su seguridad: GPS, AIS, VHF, plotter, radar, sonda, radiobaliza, etc..