• Domingo, 11 de Diciembre de 2016

El acusado del “crimen del congelador” pide perdón a la familia de la víctima

El acusado del “crimen del congelador” de Ponteareas, José Antonio F.A., acusado de asesinar y descuartizar a un amigo en esta localidad pontevedresa, se ha dirigido ayer a la familia de la víctima para pedirles perdón por lo sucedido. “Lo siento mucho. Fue una noche de mucha bebida”, dijo, en su alegato final.

El acusado del “crimen del congelador” pide perdón a la familia de la víctima
El acusado llega a la audiencia durante el segundo día de juicio	ep
El acusado llega a la audiencia durante el segundo día de juicio ep

El acusado del “crimen del congelador” de Ponteareas, José Antonio F.A., acusado de asesinar y descuartizar a un amigo en esta localidad pontevedresa, se ha dirigido ayer a la familia de la víctima para pedirles perdón por lo sucedido. “Lo siento mucho. Fue una noche de mucha bebida”, dijo, en su alegato final.
En el juicio con jurado que se sigue en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra en relación a estos hechos, el acusado hizo uso de su derecho a tener la última palabra, momento en el que ha aprovechado para dirigirse a la familia del fallecido y “pedir disculpas y perdón” por el crimen.
El otro acusado, David P., al que se atribuye un delito de encubrimiento, también usó esta última intervención antes de que los miembros del jurado se encierren a deliberar para desvincularse de los hechos. “No sé qué hago yo en este caso”, apuntó.
El juicio terminó ayer tras dos sesiones y está previsto que el miércoles el tribunal entregue a los miembros del jurado el objeto de veredicto para que inicien su deliberación sobre la intervención de ambos acusados en estos hechos, ocurridos en la madrugada del 22 de marzo de 2014.
Tras las vistas orales, Fiscalía, acusación particular y defensas elaboraron un escrito conjunto en el que rebajan la calificación inicial de asesinato para el principal acusado y le atribuyen un homicidio, por el que piden una condena de 12 años y medio de prisión. Al otro procesado, acusado de encumbrimiento, le rebajan la petición de condena de dos años a seis meses.
El autor confeso reconoció que salió de fiesta por la noche con el fallecido y al regresar a casa ya por la mañana discutieron y le propinó un empujón: “él cayó y golpeó la cabeza con el borde de la cama”. Tras ese primer golpe, reconoce que le dio varios más, aunque sin indicar con qué objeto y explicando que lo hizo “para que no sufriese, porque para mí ya estaba muerto”. Tras esos golpes y, cuando ya estaba muerto, reconoció que lo ocultó en una habitación pequeña, cortó el cuerpo y lo ocultó.