• Martes, 24 de Octubre de 2017

Polémico homenaje a Kaláshnikov y su AK-47 en Moscú

Uno de los armeros más famosos del mundo, Mijaíl Kaláshnikov, y su criatura mortal, el fusil automático AK-47, ya tienen un monumento en pleno centro de Moscú, que inauguraron ayer las autoridades locales en medio de la polémica.

Polémico homenaje a Kaláshnikov y su AK-47 en Moscú
Imagen del monumento inaugurado ayer en Moscú | SERGEI ILNITSKY
Imagen del monumento inaugurado ayer en Moscú | SERGEI ILNITSKY

Uno de los armeros más famosos del mundo, Mijaíl Kaláshnikov, y su criatura mortal, el fusil automático AK-47, ya tienen un monumento en pleno centro de Moscú, que inauguraron ayer las autoridades locales en medio de la polémica.
La figura de cinco metros de Kaláshnikov, empuñando su emblemático fusil y subida a un pedestal de otros cuatro, se instaló en una céntrica calle que ya en la Edad Media albergaba a los armeros artesanos de la ciudad.
“A mí el monumento en sí me gusta, pero el fusil parece demasiado grande, podían haberle puesto uno más pequeño”, dijo Alina, una vecina del barrio, invadido hoy por decenas de periodistas y curiosos que no dejaban de mirar hacia arriba y moverse continuamente para encontrar el mejor ángulo desde el que observar la gigantesca obra. Muchos habitantes protestaron contra su “vecino de bronce”, en particular por no haber sido consultado vecindario antes de colocar la estatua. “Nací en Moscú, he vivido aquí toda mi vida y creo que la aparición del monumento en este lugar, ahora y con ese aspecto, es, por decirlo de alguna manera, inoportuna”, señaló el abogado moscovita Dmitri Schabelnikov, de 45 años, en una carta a la prensa rusa. Según el letrado, que reconoce ser parcial porque vive a cien metros del monumento y tendrá que “contemplarlo cada día”, la estatua, obra del escultor ruso Salavat Scherbakov, es un “símbolo de complejos imperiales y agresión”.
“No me puedo imaginar ni una sola ciudad del mundo que acoja en su centro un monumento megalómano a un arma letal”, escribió la moscovita Vera Doroféeva en la red social Facebook.
Uno de los detractores protagonizó un piquete solitario contra la colocación de la inmensa estatua. El joven Andréi Kiseliov sujetaba un cartel con el lema “Diseñador de armas = diseñador de muerte”. El monumento al famoso ingeniero y militar soviético está acompañado por un mural con la forma de la Tierra, en la que la figura de San Jorge atraviesa con su lanza a un dragón. l