• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Los increíbles instrumentos reciclados por un luthier

Los increíbles instrumentos reciclados por un luthier
Una “zanfoña” con una bici, una garrafa de aceite y una cuchara
Una “zanfoña” con una bici, una garrafa de aceite y una cuchara

Botellas de plástico, latas de conservas, bicicletas o los elementos más insospechados pueden servir para transmitir música a través de las creaciones artesanales del luthier Pablo Castellanos y, gracias a su labor de reciclaje, concienciar de las posibilidades que tienen los objetos que se desechan.
Pablo Gallardo, gaditano de 38 años, comenzó su carrera profesional como ebanista, al mismo tiempo que estudiaba música en el conservatorio de su ciudad natal, profesiones ambas que le condujeron al mundo de la música, además de poder realizar los instrumentos necesarios para ella. “Todo empezó cuando mi curiosidad por saber qué se encontraba dentro de una guitarra me hizo destrozarla y descubrir de esa manera lo que había en su interior, el alma de la música que transmitía melodías”. Atraído por las comparsas gaditanas y la música que en ellas se componía, Gallardo dejó el Conservatorio para seguir su aprendizaje en la calle.
Desde estas populares agrupaciones, Gallardo empezó a poner en práctica su ingenio creativo, inventando instrumentos con materiales reciclados y animando a sus compañeros a construirlos.
“El instrumento más extraño que he construido y del que me siento más satisfecho ha sido una zanfoña medieval que hice para el grupo de comparsa con una lata de aceite, una cuchara de madera y una bicicleta. Se toca con una rueda, que frota la cuerda y, según la posición de los dedos, así emite las notas”, explica Gallardo.
Otros de los originales instrumentos que ha fabricado han sido un bajo, a partir de una tabla de lavado, o una guitarra eléctrica con un palé de madera.