• Miércoles, 18 de Octubre de 2017

El imán “más grande del mundo” ya es una realidad

El imán superconductor “más grande y complejo que se haya construido nunca” fue presentado en la ciudad italiana de La Spezia, en un nuevo paso del proyecto internacional ITER, cuyo objetivo es demostrar, para 2025, la viabilidad de la energía de fusión.

El imán “más grande del mundo” ya es una realidad
El imán superconductor más grande del mundo fue creado en la planta de una empresa italiana | ep
El imán superconductor más grande del mundo fue creado en la planta de una empresa italiana | ep

El imán superconductor “más grande y complejo que se haya construido nunca” fue presentado en la ciudad italiana de La Spezia, en un nuevo paso del proyecto internacional ITER, cuyo objetivo es demostrar, para 2025, la viabilidad de la energía de fusión.
El imán, también conocido como bobina de campo toroidal y que fue presentado en la planta de la empresa ASG Superconductors, está destinado al ITER (siglas en inglés de Reactor Termonuclear Experimental Internacional) y será capaz de generar un campo magnético un millón de veces más poderoso que el de la Tierra.
Johannes Schwemmer, director de Fusion for Energy (F4E), la organización de la Unión Europea encargada de la contribución de Europa al ITER, explicó que este es “el imán más grande que se haya construido nunca” y apuntó que los plazos para poner a trabajar el ITER están previstos para 2025.
“En total, entre 2007 y 2020 Fusion for Energy gastará más de 4.000 millones de euros en la construcción”, aclaró Schwemmer, que añadió que también se han realizado “inyecciones tecnológicas y científicas” y de “asistencia” para conocer las condiciones necesarias para el desarrollo de esta industria.
A este primer imán se unirán otros 17 que se acoplarán, crearán un campo magnético para comprimir el plasma y aumentar su densidad gracias a las elevadísimas temperaturas aplicadas (150 millones de grados centígrados), lo que provocará las condiciones necesarias para iniciar la fusión. La fusión nuclear, que ya se ha logrado a pequeña escala reproduce un proceso que se da en el Sol, con la fusión de los núcleos de dos átomos de hidrógeno (muy abundante en la Tierra).
Alessandro Bonito-Oliva, responsable del equipo de Imanes de Fusion for Energy, explicó que se busca crear condiciones similares a las que ocurren en el sol, donde la gravedad es la que crea la alta densidad.
“Este imán es, sin duda, la parte más importante, más compleja y significativa del la máquina ITER, (...) porque si el plasma no se compacta lo suficiente, la reacción no llega”, añadió Bonito-Oliva.
Estas bobinas de campo toroidal, explicó, están formadas por unos 1.000 hilos superconductores que forman un cable por el que circulará la corriente que creará el campo magnético y que se insertan dentro de discos de acero inoxidable. Para crear este primer imán se han necesitado -explicó- más de siete años de trabajo que comenzó con un proyecto conceptual y ha pasado por diversas fases de planificación e investigación, hasta la construcción final. Todavía falta otra fase para completar la construcción del imán, que tiene que ser introducido en una estructura de acero.