• Martes, 24 de Octubre de 2017

Hallan en Luxor el primer jardín ritual del Antiguo Egipto

el descubrimiento por parte de un equipo multidisciplinar hispano-egipcio liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), del “primer jardín ritual” del Antiguo Egipto

Hallan en Luxor el primer jardín ritual del Antiguo Egipto
El jardín ritual encontrado está formado por cuadrículas | ep
El jardín ritual encontrado está formado por cuadrículas | ep

el descubrimiento por parte de un equipo multidisciplinar hispano-egipcio liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), del “primer jardín ritual” del Antiguo Egipto (con fecha de hace 4.000 años y desenterrado en Luxor) permitirá estudiar cómo era la botánica y el medio ambiente de este periodo.
Así lo aseguró el investigador español José Manuel Galán, director del Proyecto Djehuty, del CSIC. El proyecto tiene como objetivo la excavación, restauración y publicación de una zona de la necrópolis de la antigua Tebas, en la orilla occidental de Luxor. El hallazgo forma parte de la XVI campaña de excavaciones arqueológicas en esta zona, en la colina de Dra Abu el-Naga, en el área alrededor de las tumbas excavadas de la XVIII dinastía temprana de Djehuty y Hery (1500-1450 a.C.).

“Este jardín, además del valor que tiene para el conocimiento de las costumbres funerarias de los antiguos egipcios, lo que sirve es para abrir una pequeña ventanita sobre el conocimiento de la botánica en el Antiguo Egipto”, afirmó Galán, que añade que a través del estudio de la botánica, se abre también la posibilidad de conocer el medio ambiente de la antigua Tebas, hoy Luxor, en el año 2000 a.C.

La importancia del hallazgo se debe a que “confirma que los antiguos egipcios, al menos los más pudientes, ubicaban a la entrada de su tumba un jardín”, y esto se sabía hasta ahora, por la iconografía y las representaciones, relató el experto.

“Los jardines en el Antiguo Egipto, por las representaciones iconográficas, se sabe que eran espacios rectangulares, lo dividían en una cuadrícula y en cada cuadrícula plantaban una especie vegetal. Para tener tierra fértil, lo que hacían los antiguos egipcios eran sobreelevar el jardín casi medio metro de altura y llenar cada cuadrado de 33 por 33 centímetros con tierra más fértil”, explica el investigador. Para acceder a estas cuadrículas o macetas donde depositaban las semillas, a uno de los lados ubicaban una pequeña escalera para poder regar estos cuadrados.