España da el pistoletazo de salida a la Navidad un mes antes

Miles de personas se reunieron en la malagueña calle Larios para disfrutar del tradicional alumbrado navideño | Daniel Pérez (EFE)

Falta aún un mes para la Navidad pero las calles de las principales ciudades españolas ya lucen la tradicional iluminación de estas fechas. Miles de bombillas, en su mayoría de tecnología led, convierten la noche en día para incentivar el consumo y crear un clima propio para la celebración.
Varias de esas ciudades realizaron la ceremonia de encendido a lo largo de la semana pasada para tener iluminado el Black Friday, una jornada de descuentos importada de Estados Unidos que ya tiene una plena implantación en España. Solo unas pocas ciudades han decidido dejar la iluminación navideña para el mes de diciembre, como Valencia, Sevilla o San Sebastián.
Por su parte, Madrid dio el pistoletazo de salida a 256 horas de alumbrado navideño, hasta el día 8 de enero. La novedad de este año es la posibilidad de disfrutar de un cielo estrellado, pese a la contaminación, al pasear por la calle de Alcalá.
Y es que el nuevo diseño de luces en esta emblemática vía evoca un firmamento cubierto de estrellas. La capital española destina a la iluminación navideña 2,4 millones de euros –200.000 euros más que el año pasado–, la ciudad que más gasta en este apartado.
Málaga también estrenó su alumbrado festivo, al que destina este año 976.000 euros, un 18 por ciento más que en 2016. Claro que este importante desembolso incluye el espectáculo de luz y sonido de ambientación navideña de la calle Larios (Málaga), que se consolidó como un referente en España, según el Ayuntamiento.
Pero hay otras ciudades que se adelantaron a estas ceremonias, como Barcelona, que encendió el tradicional alumbrado navideño el pasado jueves con un acto en la Rambla de Santa Mónica que sirvió para homenajear a las víctimas del atentado del 17 de agosto y en reconocimiento a los comerciantes y vecinos por su fantástica reacción.
En total, 79 asociaciones y ejes comerciales recibieron subvenciones, de hasta el 50% del coste de las luces, por 860.000 euros para colocar alumbrado navideño en las calles de la ciudad. Esto supone que la Ciudad Condal gasta casi dos millones en su alumbrado navideño, una cifra algo inferior a la de Madrid.
Además, este alumbrado también reflejará el momento que se vive en Cataluña tras el proceso independentista, ya que algunas fuentes de Barcelona estarán iluminadas en amarillo en una “acción simbólica” para recordar a los miembros del Govern y a los líderes que están en prisión preventiva. En otras localidades, como Cornudella (Tarragona), ni siquiera se encenderán las luces por este mismo motivo, en protesta por la represión policial del 1-O y los diez presos soberanistas.