• Lunes, 18 de Diciembre de 2017

Trapero ordena a los Mossos que desalojen los colegios y requisen urnas y papeletas

Los Mossos d’Esquadra acudirán a los colegios electorales para desalojar y cerrar los locales e intervenir urnas, papeletas y censo, según una orden del mayor, Josep Lluís Trapero, en la que aboga por la “mediación” y estudia pedir refuerzos a otros cuerpos si los concentrados impiden su paso.

Trapero ordena a los Mossos que desalojen los colegios y requisen urnas y papeletas
Reunión de padres de alumnos en la Escola Diputació de Barcelona, para organizar una fiesta y evitar la entrada y precinto al ser un colegio electoral para el 1-O | t. albir (efe)
Reunión de padres de alumnos en la Escola Diputació de Barcelona, para organizar una fiesta y evitar la entrada y precinto al ser un colegio electoral para el 1-O | t. albir (efe)

Los Mossos d’Esquadra acudirán a los colegios electorales para desalojar y cerrar los locales e intervenir urnas, papeletas y censo, según una orden del mayor, Josep Lluís Trapero, en la que aboga por la “mediación” y estudia pedir refuerzos a otros cuerpos si los concentrados impiden su paso.


Así consta en una orden interna, a la que tuvo acceso Efe, que Trapero dictó para dar cumplimiento a la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que les ordena cerrar los colegios electorales, en la que también establece que el uso de la fuerza policial en caso de “desobediencia pasiva” quedará restringido al “acompañamiento” de las personas hasta el exterior de los locales, sin usar las porras.


Los Mossos también comunicarán a las personas que se encuentren en el interior del local que lo deben desalojar antes de las 6.00 horas del 1 de octubre, con la única excepción de las que estén prestando algún tipo de servicio público.
El mayor de los Mossos insiste en que la actuación de los agentes deberá basarse en los principios de “congruencia, oportunidad y proporcionalidad” y que deberá imperar la “contención y mediación” para contribuir a facilitar “el mantenimiento de la paz social y la convivencia”.


“En todos los casos, antes de adoptar ninguna resolución que comporte el uso de la fuerza, se deberá tener en cuenta cuáles pueden ser las consecuencias de una posible intervención policial, evitando generar un mal mayor que el que se trata de evitar, especialmente cuando entre los concentrados haya presencia de menores, ancianos u otros colectivos vulnerables”, alega Trapero.

Primeras revisiones
Las directrices del mayor están vigentes desde las 14.00 horas de ayer y hasta las 21.00 horas del próximo 1 de octubre, y prevén que, con carácter genérico, se presente una dotación uniformada a los centros previstos de votación que estén ubicados en un edificio o local público o que, sin serlo, acojan cualquier tipo de servicio público. De hecho, agentes uniformados ya han iniciado las revisiones de los edificios designados como colegios electorales.


Si en los locales se está llevando a cabo alguna actividad relacionada con la preparación del referéndum del 1-O, suspendido por el Tribunal Constitucional, los Mossos deberán identificar a los responsables y requisar el material relacionado con la votación, como urnas, papeletas o listas de censo que se localizaran, ya fuese en el interior del edificio o a punto de ser introducido. En caso de poder desalojar el colegio y, una vez intervenido el material electoral, los Mossos d’Esquadra procederán a cerrar el edificio, con la única excepción de que este no tenga previsto acoger ninguna actividad de servicio público durante el fin de semana, ante lo que se advertiría a las personas que lo ocuparan de que no se puede usar para el referéndum.


Según las directrices de Trapero, que ayer reunió a la cúpula de la policía catalana para establecer estas órdenes, si hubiese personas concentradas en el exterior o el interior de los colegios que impidiesen el acceso de la dotación policial o no permitiesen que los agentes pudieran identificarles, lo tendrían que comunicar a la sala de mando.