Trapero declara que no le avisaron con tiempo del registro en Economía

Trapero declaró ayer en la Audiencia Nacional | ep

El mayor de los Mossos subraya que se tomaron las medidas adecuadas y que se enteraron antes por los medios
 

El mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, defendió ayer ante la Audiencia Nacional que la actuación para proteger el dispositivo de la Guardia Civil ante la sede de la Consejería de Economía el 20 de septiembre fue “correcta y necesaria” teniendo en cuenta que no se les avisó con suficiente antelación y negó haber cometido ningún delito de sedición.

En un comunicado de los Servicios Jurídicos de la Dirección General de la Policía y la Consejería de Interior, informan de que el mayor trasladó a la autoridad judicial “el convencimiento de que la actuación del Cuerpo de los Mossos fue la correcta y necesaria en atención a las circunstancias de ese día”, en el que miles de personas se concentraron en las inmediaciones de la Consejería.

 

Investigado

Trapero, que declaró en calidad de investigado por un delito de sedición, aseguró que los Mossos “no fueron avisados con suficiente antelación para poder planificar el dispositivo y esto obligó a ir adaptándolo en función de las circunstancias”, y además, la primera noticia sobre la actuación de la Guardia Civil les llegó a través de los medios de comunicación.

“La confianza que el mayor ha transmitido a la hora de explicar el dispositivo policial reafirma el convencimiento de que se tomaron las medidas adecuadas en función de los acontecimientos de ese momento”, argumentan en la nota.

Percepciones diferentes

Admiten que pueda haber “percepciones diferentes” sobre el dispositivo con la Guardia Civil porque tienen formas diferentes de abordar el orden público.

Defienden que gestionaron la seguridad ese día como hacen siempre en dispositivos de estas características “independientemente de los motivos y colectivos que las provoquen”.

También estaba citada en la misma causa la intendente jefe del Eixample, Teresa Laplana, que finalmente no declaró por cuestiones médicas justificadas, y los dos han mostrado su “absoluta predisposición” para explicar y responder cualquier cuestión sobre el operativo.

Todo ello, pese al “poco tiempo de margen entre la citación y la declaración así como las dificultades para conocer con suficiente antelación el contenido de las actuaciones y los graves hechos que les atribuyen”..

Albiol

Por su parte, el presidente del PPC, Xavier García Albiol, pidió al mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, que “dé un paso al lado” y se aparte temporalmente del cargo mientras se aclara su situación judicial, en favor de la “credibilidad e imagen” de la policía catalana.

Albiol defendió la presunción de inocencia, pero ha considerado que tras mantenerse su imputación una vez concluida su declaración, Trapero “no puede seguir al frente de los Mossos por la credibilidad y autoridad del propio cuerpo”.

 

Situación complicada

En este sentido, le pidió que “dé un paso al lado” y que no se vaya de forma definitiva, pero sí se aparte temporalmente y deje paso a la persona que le sigue en el organigrama hasta que se aclare su situación judicial, “que parece bastante complicada”.

Para el presidente del PPC, esto es lo mejor para él y para poder defenderse, además de contribuir “a la credibilidad e imagen de los Mossos”.Albiol ofreció ayer una rueda de prensa en la sede de su partido.