El rey llama a asegurar el orden constitucional

El rey advirtió los “legítimos poderes del Estado” deben asegurar “el orden constitucional” | efe

Califica de “deslealtad inadmisible” la 
actitud de las autoridades independentistas

El rey advirtió ayer de que, ante la situación “de extrema gravedad” que vive Cataluña, los “legítimos poderes del Estado” deben asegurar “el orden constitucional”, la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su estatuto de autonomía”.

En un excepcional mensaje institucional a todos los españoles grabado en su despacho de la Zarzuela y emitido por televisión a las 21.00 horas, Felipe VI ha denunciado el “inaceptable intento de apropiación de las instituciones históricas de Cataluña” por parte de “determinadas autoridades” que “han pretendido quebrar la unidad de España y la soberanía nacional”.

Una unidad y soberanía “que es el derecho de todos los españoles a decidir democráticamente su vida en común”, puso de relieve.

Quiso dejar claro que esas autoridades catalanas “han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado”, y “han socavado” la convivencia en la propia sociedad catalana, hoy “fracturada y enfrentada”.

 

Conducta irresponsable

“Con su conducta irresponsable, incluso pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España”, ha insistido el rey, que les recriminó su incumplimiento de la Constitución y el estatuto de autonomía, con el que “se han situado totalmente al margen del derecho y de la democracia”.

“Por todo ello y ante esta situación de extrema gravedad, que requiere el firme compromiso de todos con los intereses generales, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su estatuto de autonomía”, continuó.

Don Felipe comenzó su mensaje a los españoles, que duró unos seis minutos, con una reflexión sobre los actuales “momentos muy graves” para la “vida democrática”, tras unos hechos que se fueron produciendo “con la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada ilegalmente la independencia de Cataluña”.

Ante la “preocupación y gran inquietud” que hay en Cataluña “con la conducta de las autoridades autonómicas”, el jefe del Estado garantizó “a quienes así lo sienten” que “no están solos, ni lo estarán” y que cuentan con “la garantía absoluta” del Estado de derecho “en la defensa de su libertad y de sus derechos”.

 

Una España mejor

“En esa España mejor que todos deseamos, estará también Cataluña”, ha proclamado, tras afirmar: “Son momentos difíciles, pero los superaremos; son momentos muy complejos, pero saldremos adelante, porque creemos en nuestro país y nos sentimos orgullosos de lo que somos”.

“Porque nuestros principios democráticos son fuertes, son sólidos; y lo son porque están basados en el deseo de millones y millones de españoles de convivir en paz y en libertad”, argumentó.

Don Felipe dedicó sus últimas palabras a “subrayar una vez más el firme compromiso de la Corona con la Constitución”.