• Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Revilla amenaza a Rajoy con ser una “matraca” para reclamar que pague lo que debe a Cantabria

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, avisó ayer a Mariano Rajoy de que es un “hueso duro de roer” y de que va a ser “una matraca” a la hora de reclamar al Estado que “pague” lo que debe a Cantabria

Revilla amenaza a Rajoy con ser una “matraca” para reclamar que pague lo que debe a Cantabria
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla | Pedro Puente Hoyos (Efe)
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla | Pedro Puente Hoyos (Efe)

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, avisó ayer a Mariano Rajoy de que es un “hueso duro de roer” y de que va a ser “una matraca” a la hora de reclamar al Estado que “pague” lo que debe a Cantabria e instó al delegado del Gobierno en esta comunidad, Samuel Ruiz (PP), a interceder ante el jefe del Ejecutivo central para que le reciba y “no tener que ir con una pancarta”.
“Que soy capaz”, advirtió Revilla, en Cabezón de la Sal, durante su discurso en el Día de Cantabria, en el que se quejó de que Rajoy no le ha contestado a las cartas que en abril le envió reclamando al Ejecutivo central que cumpla sus compromisos con Cantabria –como el pago de las obras del hospital Valdecilla, o lo que debe por la implantación de la Lomce, la dependencia o el proyecto Comillas, citó– ni tampoco a “varias llamadas de teléfono”.

“Echar balones fuera”
Ante las afirmaciones de Revilla con motivo de la celebración del Día de Cantabria, la oposición regional, que conforman PP, Podemos y Ciudadanos, criticó ayer que el presidente de Cantabria, haya dedicado su discurso a “echar balones fuera”, a “culpar a los demás de su propios fracasos políticos”, a “hablar de él mismo” y no de Cantabria, su situación y su futuro, como corresponde en el día dedicado a esta autonomía.
Además, el portavoz del PP, Íñigo Fernández, opinó que ayer se vio “al Revilla más populista” y al que “culpa a los demás de su propio fracaso político”.
Fernández acusó a Revilla de haber dedicado su discurso a decir que “él no tiene la culpa” de la situación de una Cantabria que, según volvió a denunciar, es “la comunidad donde menos crece la economía” y “donde le paro baja más tímidamente” que el conjunto de España y que no va a recuperar los niveles de riqueza previos a la crisis hasta 2019. l