• Lunes, 18 de Diciembre de 2017

Puigdemont y Urkullu reivindican el “derecho” a celebrar un referéndum

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, defedieron ayer que Cataluña y Euskadi son dos naciones que abogan “por ejercer el derecho de su ciudadanía a ser consultada de manera legal y pactada sobre su futuro”.

Puigdemont y Urkullu reivindican el “derecho” a celebrar un referéndum
Puigdemont y Urkullu durante la reunión que mantuvieron en el Palau de la Generalitat | toni albir (efe)
Puigdemont y Urkullu durante la reunión que mantuvieron en el Palau de la Generalitat | toni albir (efe)

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, defedieron ayer que Cataluña y Euskadi son dos naciones que abogan “por ejercer el derecho de su ciudadanía a ser consultada de manera legal y pactada sobre su futuro”.
El Govern informó de que esta es una de las conclusiones a las que llegaron durante la reunión que mantuvieron en el Palau de la Generalitat, en la que analizaron la situación política, institucional y social de Cataluña, Euskadi, el resto del Estado y de Europa.
Los dos presidentes lamentaron las dificultades que existen para consultar a la ciudadanía por la “estrategia de la quietud” del Gobierno central, y compartieron que el Estado no puede imponer un modelo territorial que tras la Transición se reveló insuficiente para Cataluña y Euskadi.

Unión voluntaria
Además, argumentaron que los problemas territoriales de España no se resolverán “con la apelación y el recurso permanente a la legalidad derivada de una unidad constitucional que no se basa en la unión voluntaria”.


Los dos concluyeron que, ante este escenario, se necesita “un proceso dialogado para una reformulación del Estado que responda a las diversas realidades nacionales”, entre ellas las de Cataluña y Euskadi, las dos comunidades que lideran.
“Si la legalidad se convierte en un corsé que ahoga las aspiraciones democráticas no sirve para solucionar los problemas de la naciones y los pueblos y hay que cambiarla y adaptarla”, coincidieron los dos presidentes.


El diagnóstico de los dos gobiernos es que sigue sin resolverse la articulación del Estado en relación a las naciones que lo conforman, y aseguran que el actual Estado de las autonomías “no es suficiente”.


Puigdemont y Urkullu expusieron que “la legalidad no es inmutable, sino que tiene que servir para resolver problemas políticos y sociales”, y acordaron mantener una relación periódica para abordar los asuntos de interés de común de las dos comunidades y posibles vías de acción conjunta.

Conferencia en Cambridge
Mientras se producía el encuentro, el expresidente de la Generalitat Artur Mas defendía que la determinación del Govern con la celebración del referéndum es total y no cambiará: “No reculará y, en defensa de la democracia, el referéndum se llevará a cabo”.


Según un comunicado de la oficina del expresidente, lo explicó en la conferencia “The Catalan path towards self-determination” organizada por la Cambridge Union Society y que ha contado con el apoyo del programa de comunicación y relaciones públicas “Eugeni Xammar” de la Conselleria de Presidencia.