• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Puigdemont asegura estar preparado para ir a la cárcel

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont aseguró que está “preparado” para ser extraditado a España por la justicia belga y, aunque espera que esto no suceda, es consciente de que tanto él como los cuatro consellers huidos a Bélgica pueden “acabar en prisiones españolas”.

Puigdemont asegura estar preparado para ir a la cárcel

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont aseguró que está “preparado” para ser extraditado a España por la justicia belga y, aunque espera que esto no suceda, es consciente de que tanto él como los cuatro consellers huidos a Bélgica pueden “acabar en prisiones españolas”.
En una entrevista concedida a Catalunya Radio en Bélgica, Puigdemont indicó que los exmiembros del Govern que se encuentran en ese país “en ningún momento hemos eludido ninguna responsabilidad” y resaltó que se presentaron “voluntariamente ante la justicia belga” tras la euroorden de detención dictada por la Audiencia Nacional.

Ayuda a los compañeros
Según Puigdemont, su exilio en Bélgica responde a una estrategia de “internacionalizar al máximo lo que esta pasando” en Cataluña, de una causa que a su juicio es “de derechos humanos y de democracia” y que “abre unos focos que ayudan a los compañeros encarcelados en España”.
“Se trata de poder administrar de la mejor manera posible la defensa de nuestros derechos, no de los individuales, sino del Govern de Cataluña”, consideró el president cesado, que también entiende que “si disponemos de unos días o unas semanas para poder hacer lo que estamos haciendo, lo debemos aprovechar”.
“Todo esto acabará en los tribunales internacionales, acudiremos a ellos, llegaremos hasta el final y el estado español pasará vergüenza”, auguró Puigdemont, quien resaltó que para ello “hemos venido al corazón de Europa, nos hemos dirigido al mundo, y el mundo escucha”.
Subrayó que en la rueda de prensa que dio en Bruselas “hubo un despliegue de medios internacionales colosal” que informaron “al planeta entero” de la situación en Cataluña, lo que contrastó con “la total indiferencia en la sede de las instituciones europeas”.
En este sentido, consideró “una verdadera anomalía democrática que haya presos políticos en Europa”, y insistió en que la causa contra él y los exconsellers es “una causa de derechos humanos, de democracia” pues “se están violando los derechos humanos de los compañeros encarcelados” y “somos víctimas de una persecución política”.
Durante la tarde, en la reunión con cerca de doscientas alcaldes independentistas, el expresident pidió a la Unión Europea una “reacción” ante el “maltrato de las autoridades españolas” y reivindicó al cesado Gobierno catalán como el único “legítimo”.
En libertad condicional, aunque sin restricciones de actividad dentro de Bélgica, Puigdemont tachó al Gobierno de Mariano Rajoy de “fascista” y le acusó de haber cometido “un golpe de Estado” con la aplicación del 155.
“No sabéis la falta que nos hacía vuestro calor y apoyo”, dijo Puigdemont, rodeado de los exconsejeros Clara Ponsatí, Lluis Puig, Meritxell Serret y Toni Comín. Puigdemont, que hizo casi toda su intervención en francés, interpeló a Europa. l