El presidente de la Cámara de Cuentas dimite después ser imputado en el caso “Lezo”

El presidente de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, dimitió después de que ayer fuera citado en calidad de investigado en el caso “Lezo” por su participación

El presidente de la Cámara de Cuentas dimite después ser imputado en el caso “Lezo”
Arturo Canalda posa para los fotógrafos durante un acto oficial | emilio naranjo (efe)
Arturo Canalda posa para los fotógrafos durante un acto oficial | emilio naranjo (efe)

El presidente de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, dimitió después de que ayer fuera citado en calidad de investigado en el caso “Lezo” por su participación en la compra presuntamente fraudulenta de Inassa en 2001 por parte del Canal de Isabel II.
Canalda, que fue director gerente del Canal, presentó ayer su renuncia en el Registro de la Asamblea de Madrid, informaron fuentes del Parlamento.

honestidad
En el escrito, Canalda subrayó su “pleno convencimiento” de que actuó “siempre conforme al ordenamiento jurídico”. “A lo largo de más de 20 años dedicado a la vida pública siempre he actuado con total honestidad y siempre he adoptado las decisiones basándome en informes que las avalaban”, añadió.
Pese a ello, optó por dimitir “de forma irrevocable” como presidente y consejero de la Cámara de Cuentas. “Soy consciente de que mi permanencia al frente de la Cámara de Cuentas en estas condiciones puede suponer un importante perjuicio para la institución que he tenido el honor de presidir a lo largo de los últimos 6 años”, explicó.
El vicepresidente de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, Carlos Salgado, ejercerá las funciones de presidente de este órgano, encargado de fiscalizar la actividad económica, presupuestaria, financiera y contable del sector público madrileño.
El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea citó el miércoles a declarar en calidad de investigados en el caso Lezo a una veintena de personas para aclarar las presuntas irregularidades en la compra en 2001 de la empresa colombiana Inassa por parte del Canal de Isabel II.
Entre ellas figuran dos exconsejeros del expresidente madrileño Alberto Ruiz-Gallardón (Juan Bravo y Pedro Calvo) y el hasta ahora presidente de la Cámara de Cuentas, Arturo Canalda.
Todos ellos, incluido Gallardón, comparecieron en la comisión de investigación de corrupción de la Asamblea de Madrid.
La compra de Inassa la acordó en 2001 el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid por un total de 83 millones de euros con un endeudamiento de 42 millones, pero según los investigadores el valor de la empresa era mucho menor.