• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Un marroquí entra en un colegio y amenaza con matar a los niños al grito de “Alá es grande”

Un hombre de 44 años y nacionalidad marroquí fue detenido después de entrar a un colegio con un bote con un supuesto veneno amenazando a los niños

Un marroquí entra en un colegio y amenaza con matar a los niños al grito de “Alá es grande”
Varios agentes custodian al arrestado en Valencia | BIEL ALIÑO (efe)
Varios agentes custodian al arrestado en Valencia | BIEL ALIÑO (efe)

Un hombre de 44 años y nacionalidad marroquí fue detenido después de entrar a un colegio con un bote con un supuesto veneno amenazando a los niños al grito de “Alá es grande”, han informado a Europa Press fuentes policiales y educativas.
Los hechos ocurrieron el viernes minutos después de las 09.00 horas en el colegio público Gonzalo Fernández de Córdoba, situado en Madrid.
Un hombre entró de repente en el centro y llegó hasta una clase de alumnos de 3 años. Llevaba un bote hablando en árabe señalando en un mal español que contenía supuesto veneno con el que quería matar a los niños “como si fueran corderos”, detalló ayer el diario El Mundo.

Un bote vacío
Advertido por la profesora, el conserje interceptó al hombre, y entre personal y varios padres que acababan de dejar a los niños en el colegio, le retuvieron hasta la llegada de la Policía, que comprobó que el bote con supuesto veneno estaba vacío y no portaba ningún arma blanca ni de fuego.
El hombre fue detenido acusado de amenazas, llamamiento de morada y daños, ya que rompió una puertas. No se registraron daños personales. El centro presentó por su parte la correspondiente denuncia en comisaría. Tras los primeros interrogatorios, la Policía no descarta que el hombre sufra algún episodio o trastorno mental, indicaron fuentes de la investigación.
Mientras, la Policía Nacional detuvo en la localidad valenciana de Sagunto a un marroquí integrado en el aparato de captación de Daesh, dedicado al adoctrinamiento y traslado de combatientes yihadistas.
El detenido, un hombre de 47 años en situación irregular en España, es el principal responsable de reclutar y enviar a Irak en noviembre de 2014 a un joven marroquí, de 26 años, que residía con su familia en Sagunto, según informó el ministerio del Interior.
Este joven cometió un atentado terrorista suicida que costó la vida a 33 soldados iraquíes y causó decenas de heridos con un camión lleno de explosivos mes y medio después de su llegada.
En el tiempo que ambos compartieron en Sagunto, el fallecido dormía de manera habitual en el domicilio del detenido, al que proveía de manera incesante de contenido y propaganda a favor de los objetivos de la organización terrorista Daesh. l