• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Mariano Rajoy hace responsable al PDeCAT de la situación y le pide que haga autocrítica

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, responsabilizó al PDeCAT de la situación que vive Cataluña e instó a este partido a que haga autocrítica “si no quiere desaparecer” y a asumir la responsabilidad de sus decisiones en vez de intentar echar la culpa de todo al Ejecutivo central.

Mariano Rajoy hace responsable al PDeCAT de la situación y le pide que haga autocrítica
El presidente del Gobierno responde durante la sesión de control en el Senado | Kiko Huesca (efe)
El presidente del Gobierno responde durante la sesión de control en el Senado | Kiko Huesca (efe)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, responsabilizó al PDeCAT de la situación que vive Cataluña e instó a este partido a que haga autocrítica “si no quiere desaparecer” y a asumir la responsabilidad de sus decisiones en vez de intentar echar la culpa de todo al Ejecutivo central.
Rajoy realizó este reproche en la sesión de control del pleno del Senado en respuesta al senador de este partido Josep Lluías Cleríes, quien le acusó a su vez de falta de diálogo para solventar las aspiraciones de Cataluña y de pretender solo la “sumisión” de los catalanes.
El jefe del Ejecutivo recordó la pérdida progresiva de apoyo del PDeCAT en las sucesivas elecciones en Cataluña y, así, señaló que ese partido ganó los comicios de 2010 con 62 diputados y aprobaron dos presupuestos con el voto del PP. Tras adelantar las elecciones, explicó que ese partido perdió doce escaños y buscó entonces el apoyo de ERC entrando en la dinámica actual y organizando la “pantomima” del 9-N.
Un nuevo adelanto electoral provocó menos apoyos y que contara con el respaldo de la CUP, partido que, recordó, les obligó a prescindir de Artur Mas.
“Les vuelvo a recomendar que hagan autocrítica si no quieren desaparecer”, añadió antes de resaltar que el PDeCAT está ahora “a las órdenes de los más radicales y extremistas de Cataluña. Eran un partido con 62 escaños –precisó– y mire lo que son ahora”.
Rajoy lamentó que la pasada semana se intentara liquidar en el Parlament toda la legalidad y cree que lo ocurrido allí implica “atentar contra los derechos de todos”. “Ustedes han dividido al Parlamento de Cataluña, han dividido a la sociedad de Cataluña y están amenazando a periódicos y alcaldes por no ponerse a sus órdenes”, agregó.
Y prosiguió: “En dos días han pretendido liquidar la Constitución, el Estatuto, fabricar una nueva legalidad y liquidar la soberanía nacional y 500 años de historia. Hombre, ¡por favor, señor Cleríes!”, dijo dirigiéndose al portavoz nacionalista.

Evitar el referéndum
El presidente del Gobierno aseguró que volvería a tomar en cualquier momento la decisión de evitar un referéndum ilegal y ha subrayado que, mientras la Generalitat no hacía nada en cinco años, era el Gobierno de la nación el que tomaba decisiones para cubrir los vencimientos de deuda y pagar el déficit y a los proveedores.
Cleríes le afeó a Rajoy hablar de ley y democracia cuando dijo que no respetó el Estatut votado en 2006, recogió firmas contra ese texto, “dinamitó” la convivencia y no ha sido capaz de impulsar ninguna propuesta para Cataluña.
Cree que tampoco tiene autoridad Rajoy cuando cuenta con dos ministros reprobados por el Parlamento, usó “las cloacas del Estado para fabricar montajes contra dirigentes de partidos soberanistas” y dijo que el rescate financiero no iba a costar nada y, al final, ha supuesto 40.000 millones de euros a las arcas del Estado.
Esa apreciación le llevó a pedir que ese “engaño” lo lleven al Tribunal de Cuentas y los miembros del Gobierno lo asuman de forma solidaria. “Para votar, ni un euro. Para los bancos, 40.000 millones de euros”, añadió, antes de acusar a Rajoy de abandonar a los catalanes y de provocar “la mayor crisis institucional del Estado español”.
Cleríes se preguntó cómo perseguir penalmente algo que no es un delito como es la convocatoria de un referéndum y consideró que la “represión, amenazas y querellas” de Rajoy hacen visible “impotencia”. l