JxCat y ERC prosiguen los contactos entre movimientos para promover a Elsa Artadi

Roger Torrent sale de la prisión madrileña de Estremera | víctor lerena (efe)

unts per Catalunya (JxCat) y ERC prosiguieron ayer con sus contactos a fin de perfilar un acuerdo que permita poner en marcha la legislatura, en medio de movimientos para promover a Elsa Artadi como plan B si fracasan los intentos para investir a Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat.

Junts per Catalunya (JxCat) y ERC prosiguieron ayer con sus contactos a fin de perfilar un acuerdo que permita poner en marcha la legislatura, en medio de movimientos para promover a Elsa Artadi como plan B si fracasan los intentos para investir a Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat.
Fuentes conocedoras de las negociaciones indicaron que JxCat y ERC mantuvieron conversaciones a lo largo del día para ultimar una propuesta de resolución parlamentaria en contra de la aplicación del artículo 155 de la Constitución y para la restitución del Govern y del conjunto de instituciones catalanas afectadas.

Propuestas
Ayer, JxCat hizo llegar la propuesta a ERC y la CUP y ayer los republicanos hicieron sus aportaciones al texto, que se prevé que sea votado en el próximo pleno del Parlament, si bien el líder del PPC, Xavier García Albiol, anunció que lo impugnará, ya que pese a ser una “charlotada” es, a su juicio, contrario al artículo 155 de la Constitución.
En paralelo a estas conversaciones, el nombre de Artadi, portavoz del grupo parlamentario de JxCat y estrecha colaboradora de Puigdemont, se situó en primer plano como posible plan B.

Tutelada por Puigdemont
Artadi, opción favorita de un sector próximo a Puigdemont, es una figura de confianza del líder de JxCat, por lo que si asumiese la presidencia de la Generalitat, señalan las fuentes consultadas, “no pondría en cuestión” el tutelaje del Govern por parte del propio Puigdemont desde Bruselas.
Sin embargo, el nombre de Artadi no genera de momento consenso interno, ya que hay voces tanto dentro del grupo parlamentario de JxCat como en el PDeCat que cuestionan su idoneidad.
Consciente de estar en el centro de la atención mediática, Artadi evitó ayer dar pie a especulaciones y, abordada por los medios en los pasillos del Parlament, se limitó a decir: “Puigdemont es nuestro candidato y, sobre todo, es el candidato del Parlament”.
El portavoz de ERC, Sergi Sabriá, afirmó que no le consta que JxCat haya propuesto un nombre alternativo al de Puigdemont, si bien ve “con buenos ojos” una última propuesta de fórmula para la investidura que les hicieron llegar, que no concretó.
ERC defiende “legitimar” y otorgar un rol institucional a Puigdemont en Bruselas, siempre y cuando se lleve a cabo una investidura “efectiva” en Cataluña para poder formar Govern “cuanto antes”, subrayaron fuentes 
republicanas.
En las conversaciones discretas mantenidas hace unos días en Bruselas, Puigdemont trasladó a ERC y la CUP un plan para constituir una estructura institucional en el exterior y, en paralelo, celebrar una investidura para que pueda formarse el Govern.
Según consta en un documento de la CUP, Puigdemont pretende liderar esta nueva estructura “en el exilio” y al mismo tiempo ser investido por el Parlament, aunque abre la puerta a que, si esto último no es posible, sea elegido otro candidato de JxCat. 
Mientras, JxCat pidió reactivar ya la comisión del reglamento del Parlament, encargada precisamente de abordar cualquier reforma del texto que regula el funcionamiento de la cámara catalana.
Por la tarde, JxCat registró un escrito, firmado por la portavoz del grupo, Elsa Artadi, y dirigido a la Mesa del Parlament, para pedir que “se proceda, de acuerdo con la Junta de Portavoces”, a determinar el número de representantes que corresponden a cada grupo parlamentario en la comisión del reglamento.

Reforma exprés
Fuentes de JxCat negaron que detrás de esta reactivación haya la voluntad de acometer una reforma exprés del reglamento del Parlament a fin de posibilitar una investidura a distancia de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat.
Según estas mismas fuentes, la intención es “activar al máximo toda la actividad parlamentaria posible”, a la espera de que se forme un nuevo Govern y puedan constituirse todas las comisiones, incluidas las vinculadas específicamente a la gestión gubernamental.
El verano pasado, las fuerzas independentistas ya impulsaron una reforma del reglamento de la cámara catalana para permitir la aprobación exprés, por lectura única, de las leyes que pretendían dar amparo legal a un referéndum para el 1-O.
La reforma aprobada por el Parlament en julio quedó en suspenso cuando el Tribunal Constitucional (TC) admitió a trámite el recurso presentado por Gobierno del Estado. Ya en noviembre, el TC sentenció que la reforma propuesta no era inconstitucional. l