JxCat descarta un acuerdo para que Ciudadanos asuma la presidencia de la Mesa del Parlament

Junts per Catalunya (JxCat) descarta llegar a un acuerdo parlamentario que implique conceder a Ciudadanos la presidencia del Parlament, explicaron fuentes de la candidatura del presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont.

JxCat descarta un acuerdo para que Ciudadanos asuma la presidencia de la Mesa del Parlament
Inés Arrimadas atiende a los medios de comunicación durante la campaña electoral | enric fontcuberta (efe)
Inés Arrimadas atiende a los medios de comunicación durante la campaña electoral | enric fontcuberta (efe)

Junts per Catalunya (JxCat) descarta llegar a un acuerdo parlamentario que implique conceder a Ciudadanos la presidencia del Parlament, explicaron fuentes de la candidatura del presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont.
Ciudadanos, según señaló su portavoz parlamentario, Carlos Carrizosa, ya mantuvo contactos con JxCat y el PSC de cara a la sesión constitutiva del Parlament, que se celebrará el 17 de enero y en la que habrá que elegir la nueva Mesa de la cámara catalana.
La formación naranja aspira a asumir la presidencia del Parlament, para que esta institución pueda ejercer de “contrapeso democrático” de un futuro Govern en manos independentistas, argumentó Carrizosa.
Sin embargo, y tras los contactos mantenidos hasta ahora, JxCat no contempla la posibilidad de facilitar con sus votos que la presidencia del Parlament recaiga en Ciudadanos.
Según fuentes de la candidatura de Puigdemont, aunque Inés Arrimadas y su equipo llegasen a formalizar una propuesta de pacto, “JxCat no prevé que Cs tenga la presidencia del Parlament en ningún caso ni circunstancia, porque los independentistas han ganado las elecciones”.

En la oposción
“El pueblo catalán votó que Ciudadanos esté en la oposición en todos los aspectos, y esto incluye también los órganos parlamentarios”, recalcaron las mismas fuentes.
En una entrevista, Carlos Carrizosa alegó que si Ciudadanos asumiese la presidencia del Parlament merced a “un pacto democrático con el resto de partidos” con representación parlamentaria, “cabe suponer que sería una presidencia estable y aceptada por todos”.
Por ello, Ciudadanos ya abrió “conversaciones con JxCat, que es la segunda fuerza más votada, y con el PSC, que es la otra fuerza constitucionalista que tendría votos suficientes para formar parte de la Mesa”, a fin de trasladarles este planteamiento.
“No hemos hablado de nombres, pero sí hemos dejado constancia de que, si al final, pese a nuestra mayoría en votos y en escaños, no podemos formar gobierno, sería sano democráticamente que el Parlament, que es el órgano que tiene que controlar al Govern, estuviera presidido por la fuerza más votada”, remarcó.
Carrizosa argumentó que, dado que los independentistas –JxCat, ERC y la CUP– cuentan con una mayoría absoluta de 70 diputados, las posibilidades de configurar un Govern constitucionalista son remotas y, aunque eso acabase siendo posible, mantener su estabilidad sería “complicadísimo”.
A raíz de los resultados del 21-D, en los que Cs se erigió como primera fuerza con 36 diputados, seguido de JxCat (34) y ERC (32), Carrizosa recalcó que a su formación le correspondería “dos miembros en la Mesa: la presidencia o vicepresidencia y una secretaría”.
En cuanto al candidato a presidir el Parlament, evitó dar por hecho ningún nombre, si bien destacó que el hasta ahora vicepresidente segundo de la cámara, José María Espejo-Saavedra, “hizo una labor extraordinaria”.
Sobre la posibilidad de que los soberanistas acaben pactando no solo el Govern sino también la presidencia Carrizosa reclamó que “no traten de imponer a una persona muy significada del bloque independentista, como ocurrió en la legislatura pasada”.