El juez Llarena envía a prisión a Forcadell y le impone una fianza de 150.000 euros

El juez del Supremo Pablo Llarena fijó una fianza de 150.000 euros a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, para que pueda evitar su ingreso en prisión, informaron fuentes jurídicas.

El juez del Supremo Pablo Llarena fijó una fianza de 150.000 euros a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, para que pueda evitar su ingreso en prisión, informaron fuentes jurídicas. La acusada ingresará en la prisión de Alcalá-Meco mientras no deposite la cantidad estipulada.
El magistrado tomó esa decisión a pesar de que la Fiscalía había pedido prisión incondicional para la presidenta del Parlament.
En el auto, el magistrado recuerda que Forcadell ocupó la presidencia de la Asamblea Nacional Catalana, “desde cuyo mandato perfiló, asumió, y comprometió una hoja de ruta que pasaba por la concienciación y movilización colectiva cuya instrumentación se analiza”.

Actuación esencial
“Una actuación esencial, que vino seguida por su presidencia del Parlament de Catalunya, en la que se perfiló el método que se iba a seguir para declarar la independencia, y que aportó el aparente soporte legislativo que el proyecto necesitaba”, añade.
Para los diputados Lluís Corominas, Lluís Guinó, Anna Simó y Ramona Barrufet acordó fianzas de 25.000 euros y les da una semana de plazo para abonarlas. En el caso de Josep Joan Nuet, que votó en contra de la independencia, decretó libertad sin medidas cautelares. La Fiscalía pidió prisión incondicional para todos, entre otros motivos, por el riesgo de reiteración delictiva. Forcadell y sus compañeros emplearon su turno de última palabra para desvincularse de la vía unilateral.
Los acusados acataron la aplicación del artículo 155 en Cataluña y dijeron que la declaración de independencia del 27-O tenía “carácter simbólico”. Todos ellos usaron su turno de última palabra para desvincularse de la vía unilateral hacia la independencia, informaron fuentes jurídicas.
Carme Forcadell, Lluis Corominas y Lluis Guinó, accedieron a responder a todas las preguntas de la Fiscalía, un evidente cambio de estrategia de defensa respecto a la que han mantenido en el .
El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, apuntó esta semana que las medidas cautelares que la Fiscalía pediría contra los investigados por el Supremo dependerían de su declaración y, respecto a la prisión provisional para los exconsellers del Govern, sugirió que si hubieran acatado la Constitución y el 155 “a lo mejor alguna cosa hubiera cambiado”.

Permitir el debate
Otras fuentes, del entorno de Forcadell, informaron de que la presidenta defendió ante el juez que el Tribunal Constitucional “no puede actuar de forma previa como filtro o censura, sino que en todo caso lo hace a posteriori”. Según estas fuentes, Forcadell añadió que “siempre ha permitido el debate sin perjudicar el resultado ni controlar el contenido, con el fin de preservar el derecho a la actividad parlamentaria y el debate libre”.
También consideró que “evitar un debate parlamentario habría sido un incumplimiento de la legalidad aplicable a la Mesa del Parlament, de la legalidad internacional y de los principios del Estado democrático”.
Forcadell, aseguran, defendió que “ha cumplido con sus funciones como presidenta defendiendo la soberanía del Parlament y los derechos fundamentales como la libertad de expresión y el derecho de iniciativa de los diputados”.
Explicó asimismo que como presidenta no puede hacer un control “de fondo” de las iniciativas parlamentarias y que no puede impedir votaciones. Finalmente, indicó, según las fuentes, que “ha defendido el pacifismo en todas las movilizaciones y proyectos políticos” porque esta vía “es la única posible para hacer realidad los proyectos políticos”.

Las actas de Nuet
Tras la declaración de los tres primeros investigados se celebró un receso y acto seguido declaró Anna Simó, ex secretaria primera de la Mesa y diputada de ERC, y después de ella Ramona Barrufet, ex secretaria cuarta de la Mesa y diputada de JxS, y Joan Josep Nuet, ex secretario tercero y exdiputado de Sí Que Es Pot.
El secretario tercero de la Mesa del Parlament, Joan Josep Nuet, aportó en su declaración las actas para demostrar, en contra de lo que le acusa la Fiscalía, que no apoyó tramitar la declaración unilateral de independencia.
La defensa de Nuet entregó al magistrado del Supremo Pablo Llanera antes de su interrogatorio, que comenzó sobre las 17.20 horas, las actas de la reunión de le Mesa del Parlament en las que se acredita que no apoyó la tramitación de la declaración de independencia el 27 de octubre.