Iglesias rechaza que el pacto de Castilla-La Mancha pueda servir de “laboratorio”

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, valoró el reciente pacto suscrito entre el Gobierno socialista de Castilla-La Mancha y la formación morada, y la oferta de Emiliano García-Page de dos sillones en el Ejecutivo a su partido.

Iglesias rechaza que el pacto de Castilla-La Mancha pueda servir de “laboratorio”
Iglesias (c), junto a Irene de Miguel (d), de Podemos Extremadura, y el diputado Diego Cañamero | Ismael herrero
Iglesias (c), junto a Irene de Miguel (d), de Podemos Extremadura, y el diputado Diego Cañamero | Ismael herrero

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, valoró el reciente pacto suscrito entre el Gobierno socialista de Castilla-La Mancha y la formación morada, y la oferta de Emiliano García-Page de dos sillones en el Ejecutivo a su partido, rechazando que esta maniobra pueda servir de “laboratorio” a un posible acercamiento entre ambas fuerzas a nivel nacional.
Tras participar en Carranque (Toledo) en el Consejo Ciudadano Estatal de su partido, Iglesias indicó que con la posible entrada en el Gobierno castellano-manchego de Podemos –a falta de que la militancia se pronuncie al respecto– puede servir para hacer que el PSOE “pierda la tentación de gobernar con el PP”, teniendo en cuenta que el escenario en la región podría haber necesitado del apoyo popular para desbloquear la negociación presupuestaria. Así, el hecho de que Podemos vaya a gobernar sirve a juicio de Iglesias para que se lleven a efecto aquellas políticas sociales que, si bien habían sido pactadas con el Gobierno de García-Page, éstas “se quedaban en el papel”.
Tras defender que Podemos es una fuerza que está “llamada a gobernar”, recordó que ya rigen en “los principales ayuntamientos y lo estamos haciendo bien”. “Hay que ser prudente y respetar a Castilla-La Mancha. No es un laboratorio, es una región con unos ciudadanos que tienen derecho a unas políticas públicas”.
En cualquier caso, Pablo Iglesias reconoció que la negociación y el desbloqueo a la “parálisis” institucional que se vivía en Castilla-La Mancha contó con la participación tanto de Pedro Sánchez, como la suya propia.

Mediación
“Conversamos con frecuencia y hablamos de la situación que hay en diferentes territorios. Estábamos informados, y ambos estábamos interesados en que hubiera un acuerdo entre las fuerzas políticas”, añadió antes de dejar claro que ambos dirigentes respetan la autonomía de los órganos castellano-manchegos, y si bien intercedieron para desbloquear la situación, la solución fue impuesta desde Madrid, y no hay que desconfiar de la palabra dada con respecto a García-Page.
En la reunión de este Consejo Ciudadano Estatal de Carranque hubo como notables ausencias las del eurodiputado Miguel Urbán y la andaluza Teresa Rodríguez, de la corriente Anticapitalista dentro de Podemos. 
En este punto, preguntado por si este extremo tiene que ver con el desacuerdo mostrado por este ala a la decisión de formar Gobierno en Castilla-La Mancha, insistió en que en Podemos “no sobra nadie”. “Hay diferentes opiniones, y hay que debatir y ponerlas todas encima de la mesa y que decida la militancia”, apostilló el propio Pablo Iglesias.