De Guindos cifra en mil millones el coste de la crisis soberanista en Cataluña

El ministro de Economía, Luis de Guindos, cifró ayer en unos mil millones el coste económico que tuvo el planteamiento independentista en la economía catalana en el cuatro trimestre del año.

De Guindos cifra en mil millones el coste de la crisis soberanista en Cataluña
Luis de Guindos sale del hemiciclo tras una sesión | jc hidalgo (efe)
Luis de Guindos sale del hemiciclo tras una sesión | jc hidalgo (efe)

El ministro de Economía, Luis de Guindos, cifró ayer en unos mil millones el coste económico que tuvo el planteamiento independentista en la economía catalana en el cuatro trimestre del año.
En una entrevista en la Ser, De Guindos explicó que esta cifra responde a la desaceleración de cuatro o cinco décimas del crecimiento del PIB catalán –del entorno del 0,9% al 0,4%– en el cuarto trimestre, que se eleva a 200.000 millones de euros.
Por ello, dedujo que la crisis política pudo costar ya “perfectamente” unos mil millones de euros al crecimiento económico, “castigado” por el planteamiento independentista.

Enorme inquietud
Según el ministro, esta desaceleración pone de manifiesto la “enorme inquietud y desconfianza” que generaron las anteriores decisiones de la Generalitat.
De Guindos señaló que espera que el futuro gobierno catalán sea consciente de estos costes y abandone la “vía unilateral” y se centre “en el día a día” y en las “necesidades básicas” de la sociedad catalana, después de que se haya puesto de manifiesto, a su juicio, que la vía unilateral “no va a ningún sitio”.
Además, el ministro de Economía, expresó su confianza en que el PNV apoyará los Presupuestos Generales del Estado una vez haya gobierno en Cataluña porque es algo que “interesa a todos”.

Condicionamiento
De Guindos consideró que la negociación de las cuentas estuvo hasta el momento “condicionada” por Cataluña y que una vez que haya nuevo gobierno allí el PNV estará “dispuesto” y hay “mimbres para hacer el cesto”.
El titular de Economía auguró una caída del paro “de forma intensa” en los próximos trimestres, que cifró en medio millón de personas en términos de Encuesta de Población Aciva (EPA).
A juicio del ministro, el 2018 va a ser un año de “recuperación intensa” en el que además destacó que se está comenzando a vislumbrar una “normalización de la situación salarial”.

Calidad
Sobre la calidad del empleo, defendió que no es necesario tocar la reforma laboral, ya que esta hace referencia a la flexibilidad en la utilización de los recursos humanos, y en este punto recalcó que la tasa de temporalidad era más alta en 2008 que en la actualidad.
De Guindos, expresó también su confianza en que España tendrá la vicepresidencia del Banco Central Europeo que quedará vacante en enero, un puesto para el que no se quiso postular porque, defendió, no tiene que ser él “necesariamente” quien lo ocupe.
El ministro recalcó que “lo importante” es que España consiga el puesto que el Eurogrupo votará en febrero y tendrá que ser ratificado por el Consejo Europeo.
Según De Guindos, España habló sobre la vicepresidencia del BCE hace tiempo con el gobierno alemán y va a recuperar una posición “fundamental” en un momento delicado.
El titular de Economía no quiso pronunciarse sobre si él será candidato y, a este respecto, insistió en que no va a “especular” en ese sentido o sobre una posible reforma del gobierno vinculada a esa hipotética salida.

Candidato
A su juicio, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sabe lo que tiene que hacer y “evidentemente” si alguien del Gobierno se va, esa plaza “se tendrá que cubrir”. “No tengo que ser yo necesariamente”, recalcó De Guindos.
Sobre el sector bancario, De Guindos consideró que Bankia, que actualmente está finalizando su proceso de fusión con BMN, se va a privatizar en función de las circunstancias del mercado.
En su opinión, va a generar “muchísimos recursos” al Estado porque es una entidad que “vale mucho” por ser el “banco más solvente de España” y porque si se elevan los tipos de interés va a tener una “revalorización muy importante”, de entre el 30 y el 50%.
Según el ministro, una subida de tipos para el sector bancario sería positiva y para la economía española, en la medida en que fuera consecuencia de una “normalización” de la situación europea, no sería malo.
A este respecto, De Guindos advirtió de que no es lógico que el euríbor esté en tipos negativos, por lo que considera que los tipos de interés tienen que subir, posiblemente de forma moderada, en torno al medio punto.