El Gobierno constata que “empieza a ser un hecho” el regreso al orden constitucional

El Gobierno considera que con el desarrollo de las medidas en aplicación del artículo 155 de la Constitución y con declaraciones como la de la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell, ante el Tribunal Supremo, se constata que “la vuelta al orden constitucional empieza a ser una realidad” en Cataluña.

El Gobierno considera que con el desarrollo de las medidas en aplicación del artículo 155 de la Constitución y con declaraciones como la de la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell, ante el Tribunal Supremo, se constata que “la vuelta al orden constitucional empieza a ser una realidad” en Cataluña.
Es lo que aseguró el ministro de Educación y portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, en la conferencia de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Ministros, a la que siguió otra sesión extraordinaria para adoptar decisiones de trámite ante las elecciones catalanas del 21-D.

Acatar la legalidad
Méndez de Vigo recordó en su intervención inicial que los miembros de la Mesa del Parlament acataron el jueves la legalidad en su comparecencia ante el Tribunal Supremo y subrayó que eso fue tenido en cuenta por el juez a la hora de adoptar medidas.
Al ser investigados recalcó que tienen el deber de acudir al juez y responder a sus preguntas, tal y como hicieron el jueves y a diferencia de los miembros del Govern “huidos de España eludiendo la acción de la Justicia” o de los que están presos.
Añadió que le parece “muy bien” la declaración de Forcadell y de otros miembros de la Mesa de la cámara autonómica consistente en que no van a hacer nada ni en el presente ni el futuro que suponga una violación del orden constitucional. Restaurar ese orden recordó que era el objetivo de la aplicación del 155.

Cotidianidad
“Y estamos viendo en la cotidianidad, en la normalidad de la situación en Cataluña y también en las declaraciones de dirigentes secesionistas cómo la vuelta al orden constitucional empieza a ser una realidad”, subrayó.
Pese a todo, puntualizó que “está claro” que los presuntos delitos por los que están siendo investigados los miembros de la Mesa del Parlament “siguen ahí”.
Méndez de Vigo se refirió a la actitud del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, quien permanece en Bruselas, para señalar que “cada vez habla con un tono más agrio y más alto y cada vez con menor eco”. Una actitud que opinó que los catalanes deben tener muy en cuenta a la hora de votar el próximo 21-D.
De la misma forma, el ministro consideró que con el paso de los días se va comprobando “la cantidad de mentiras que tenía ese llamado proceso secesionista”.
Volvió a referirse a la repercusión de la situación política en la economía de Cataluña y reiteró que la inestabilidad puede tener un efecto en el crecimiento de España en torno a medio punto del PIB. Pero confió que las elecciones disipen ese riesgo.
Una situación que reconoció que “no ayuda” a la candidatura de Barcelona para ser sede de la Agencia Europea del Medicamento, aunque dijo que el Gobierno no da por perdido ese objetivo que medios internacionales dan ya por descartado. También informó de que el Ejecutivo habló esta semana con los organizadores del Mobile World Congress (MWC) para que este evento se siga celebrando en Barcelona.
Por otra parte, anunció que el Gobierno investigará “prácticas deleznables” durante la huelga general de esta semana en 
Cataluña “como la utilización de niños para impedir el paso de coches en la autopista”.
Tras asegurar que el seguimiento de esa huelga fue “nulo”, resaltó que solo tuvieron repercusión los piquetes que perjudicaron los intereses, derechos y libertades de los ciudadanos. l