Francisco Correa considera que Rajoy aprobaba los gastos de campaña

El considerado cabecilla de la trama “Gurtel”, Francisco Correa, explicó ayer, ante la comisión del Congreso que investiga la presunta financiación ilegal del PP, que cree que el actual líder del partido y presidente

Francisco Correa considera que Rajoy aprobaba los gastos de campaña
Un monitor en la sala de prensa muestra la declaración de Correa por videoconferencia | javier lizón (efe)
Un monitor en la sala de prensa muestra la declaración de Correa por videoconferencia | javier lizón (efe)

El considerado cabecilla de la trama “Gurtel”, Francisco Correa, explicó ayer, ante la comisión del Congreso que investiga la presunta financiación ilegal del PP, que cree que el actual líder del partido y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, era quien aprobaba los gastos de las campañas electorales cuando era secretario general y que “es posible” que los mecanismos de financiación irregular del partido, que él mismo reconoció ante la Justicia, continuaran después de 2004, cuando el PP cortó la relación con su entramado empresarial.
Correa, quien compareció mediante videoconferencia desde la cárcel de Valdemoro donde cumple condena por el amaño de contratos para los expositores de Fitur de la Comunidad Valenciana, avisó al inicio de su intervención que, siguiendo el consejo de su abogado y pese a que quería colaborar con la comisión, no iba a contestar a las preguntas que, desde su punto de vista, afectaran a temas que podrían perjudicar su derecho a la defensa.
Sin embargo, tras un primer interrogatorio más tenso, con el portavoz socialista Artemi Rallo, después rebajó el tono y se avino a responder a muchas de las cuestiones que le plantearon los distintos diputados.

Después de 2004
Fue a preguntas del representante de Unidos Podemos, Txema Guijarro, cuando admitió la posibilidad de que los mecanismos de financiación ilegal del partido que él reconoció en sede judicial en relación con el PP valenciano, continuaran en la formación después de que, tras la llegada de Rajoy a la presidencia del partido, Génova cortara su colaboración con sus empresas.
“Es posible que siguieran después”, señaló Correa, quien especificó que, aunque antes habían trabajado también para el PP en otras comunidades –Madrid, Castilla y León, Galicia, Cataluña o Andalucía–, tras aquella ruptura con la dirección nacional ya solo hicieron negocios con la formación en Valencia.
Correa indicó que no podía decir si en la sede nacional del partido se operaba exactamente igual que en la Comunidad Valenciana y, preguntado si desde su punto de vista, el secretario general del partido era quien aprobaba en último término los gastos del PP en general y de las campañas electorales en particular, Correa respondió: “Creo que sí”.
Rajoy fue secretario general entre septiembre de 2003 y octubre de 2004, pero Correa dejó claro que, aunque alguna vez le pudo ver por Génova, nunca tuvo una “relación de amistad” con el jefe del Ejecutivo. Además, pese a que reconoció que lo habitual era que ellos trataran con el director de campaña, cuando se le preguntó si lo hicieron con Rajoy en las que él dirigió, lo negó.
Su relación, insistió, era con el secretario de campaña, Jesús Sepúlveda –entonces marido de la exministra Ana Mato– con quien tuvo una “actividad profesional muy estrecha”. Así, admitió que le regaló un Jaguar –y que él a cambio le dio otro vehículo–, pero antes de que fuera alcalde de Pozuelo de Alarcón, y con la intención de que le siguiera haciendo encargos profesionales.

Mucho tiempo en Génova
Correa repitió que pasaba más tiempo en Génova que en su despacho y que, por tanto, veía por allí a “secretarios generales y presidentes” del partido y a otros cargos como al entonces tesorero Luis Bárcenas; al diputado Juan Carlos Vera, miembro del equipo electoral; al ahora presidente del Senado, Pío García Escudero y al que portavoz del primer Gobierno de Aznar, Miguel Ángel Rodríguez.
En el caso concreto de Aznar, Correa recordó que su relación con él no pasó de un “hola, buenos días”, aunque le veía en los mítines que organizaba, pero sí admitió una “buena relación” con el yerno del expresidente Alejandro Agag, en cuya boda firmó como testigo. Sin embargo dijo desconocer si fue Agag quien llevó el premio de Fórmula 1 a Valencia –”Francamente, no lo sé”–.