Citan como investigado al alcalde de Reus por incitación al odio

Una jueza citó a declarar como investigado por un presunto delito de odio al alcalde de Reus, Carles Pellicer (PDeCat), y a varios miembros del Ayuntamiento por la polémica generada por la estancia de agentes de la Policía Nacional en un hotel de la ciudad para participar en el operativo contra el referéndum.

Una jueza citó a declarar como investigado por un presunto delito de odio al alcalde de Reus, Carles Pellicer (PDeCat), y a varios miembros del Ayuntamiento por la polémica generada por la estancia de agentes de la Policía Nacional en un hotel de la ciudad para participar en el operativo contra el referéndum.
En un comunicado ayer, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) informó de que se les citó después de haber recibido un atestado policial sobre los hechos ocurridos el día 3 en la localidad tarraconense.
Al mediodía de ese viernes, se convocó delante del Hotel Gaudí de Reus, donde se encontraban hospedados los agentes, una manifestación de repulsa por su estancia en la localidad, según recuerda en un auto el Juzgado de Instrucción 2 de Reus, que se encarga de la investigación.
En una rueda de prensa ayer, convocada tras recibir la citación, el alcalde recordó también que el Gobierno municipal y los grupos de ERC, la CUP, Ara Reus y el PDeCat firmaron ese mismo día una manifiesto que criticaba “la violencia brutal e injustificable” del dispositivo policial del 1-O.

Convivencia alterada
Pellicer defendió que el documento sostiene “que la convivencia se alteró en Reus con la llegada de los excedentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, y la posterior actuación del 1-O”, pero rechaza que se les acuse de odio porque aseguró que el texto difundido apuesta por la convivencia y el civismo.

Portavoces de los grupos
Además del alcalde –que deberá comparecer ante la jueza a las 09.30 horas del día 23–, Pellicer anunció que también fueron citados como investigados los portavoces de los grupos municipales de ERC, la CUP, Ara Reus y el PDeCat, varios trabajadores públicos y ciudadanos que recibieron la citación judicial por un presunto delito de odio.
“Es un relato sorprendente y delirante, de pura ficción, que mezcla hechos inconexos y aislados y los empaqueta para denunciar supuestos delitos de coacciones, amenazas y odio”, lamentó, ya que aseguró que se les culpa de escraches e insultos a agentes.
“Nos sorprende que les sorprenda la constatación del hecho que la presencia de la Policía Nacional en Reus generó inquietud”, valoró Pellicer. l