La agenda política y judicial vuelve a enero en clave para el futuro de Cataluña

El mes de enero estará salpicado de citas políticas y judiciales relacionadas con la situación en Cataluña, la primera de ellas este próximo jueves con la trascendente comparecencia de Oriol Junqueras en el Supremo, hasta llegar al 31 de enero, cuando debería celebrarse la investidura.

La agenda política y judicial vuelve a enero en clave para el futuro de Cataluña
Un grupo de manifestantes exige que se ponga en libertad a los políticos catalanes presos | aec
Un grupo de manifestantes exige que se ponga en libertad a los políticos catalanes presos | aec

El mes de enero estará salpicado de citas políticas y judiciales relacionadas con la situación en Cataluña, la primera de ellas este próximo jueves con la trascendente comparecencia de Oriol Junqueras en el Supremo, hasta llegar al 31 de enero, cuando debería celebrarse la investidura.
Los plazos de las conversaciones entre JxCat, ERC y la CUP para hacer valer su mayoría absoluta en el Parlament estarán supeditados al calendario que marca la ley electoral y cuyo primer hito será el día 17, fecha fijada por el Gobierno central para la sesión constitutiva del Parlament.
A partir de ese momento, la ley establece un plazo de diez días hábiles para que se celebre la sesión de investidura, lo que significa que será el día 31.
En ese trámite, el candidato precisará de mayoría absoluta para lograr la investidura en una votación que previsiblemente se producirá al día siguiente 1 de febrero y, de no lograrla, habría una nueva votación dos días después en la que le bastaría simple.

Negociaciones
Las negociaciones políticas entre los partidos del bloque independentista y el calendario postelectoral correrán en paralelo a las citas judiciales en el Tribunal Supremo, para las que, por el momento, solo hay dos fechas marcadas, el 4 y el 11 de enero.
Así, mañana puede ser un día clave para el futuro gobierno catalán, ya que ese día el juez Pablo Llarena deberá resolver el recurso presentado por el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras contra su ingreso en prisión preventiva.
De quedar en libertad tras su declaración ante el juez, Junqueras sumaría muchas posibilidades en un hipotético acuerdo entre los independentistas que le situara al frente del Govern, ya que el expresidente Carles Puigdemont no podría someterse a la investidura al encontrarse fugado y las perspectiva de que, en caso de regresar será detenido.
Otro de los posibles recambios para Puigdemont, el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana y número dos de la candidatura de JxCat en las elecciones de diciembre, Jordi Sánchez, podría ser puesto en libertad el 11, fecha en la que comparecerá ante el juez Llarena.
En este calendario queda por fijar el momento en el que el juez cite a los últimos investigados por el procés, entre ellos el expresident Artur Mas o la número dos de ERC, Marta Rovira.
Incluso antes se espera que sean llamados al Tribunal Supremo el exmayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero y el que fuera segundo de Oriol Junqueras en la consellería de Economía, Josep María Jové, a quien se intervino en los registros un documento con la hoja de ruta independentista.