• Miércoles, 21 de Febrero de 2018

Un total de 116 empleados del Popular en Galicia solicitan acogerse al ERE

Un total de 116 trabajadores del Popular en Galicia solicitaron acogerse al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) del Santander para integrar los servicios centrales de ambas entidades, según los datos que maneja UGT.

Un total de 116 empleados del Popular en Galicia solicitan acogerse al ERE
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la presentación de la cuenta de resultados de la entidad | zipi (efe)
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la presentación de la cuenta de resultados de la entidad | zipi (efe)

Un total de 116 trabajadores del Popular en Galicia solicitaron acogerse al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) del Santander para integrar los servicios centrales de ambas entidades, según los datos que maneja UGT.
El representante de este sindicato en Galicia, Javier Castro, trasladó este dato “con la prudencia” que obliga el hecho de que el recuento fue hecho por los trabajadores, lo que implica un cierto “margen de error”. En este sentido, criticó de nuevo la forma de actuar de la empresa, que “sigue sin dar cuentas”. “No se ha actuado bien”, opina este sindicalista.
En este escenario, Castro apuntó que estas 116 solicitudes están ahora a la espera de que el banco las acepte o rechace, en un momento en el que ya ha habido comunicaciones en ambos sentidos. En el conjunto estatal, a 21 de enero, fuentes sindicales explicaron que unos 900 trabajadores ya se habían adherido al proceso, si bien recordaron que la mayoría de solicitudes se produce en la última semana de adscripción.

El plazo concluía ayer y el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, se mostró confiado en que se completará de forma voluntaria el cupo de 1.100 empleados.
Precisamente ayer, el Banco Santander presentó sus resultados de 2017. La entidad presidida por Ana Botín obtuvo un beneficio atribuido de 6.619 millones de euros en 2017, lo que supone un aumento del 7% respecto al año anterior, tras registrar un cargo neto de plusvalías y saneamientos de 897 millones.
Mientras, el Banco Popular obtuvo una pérdida atribuida de 37 millones de euros, debido al cargo de 300 millones de euros del tercer trimestre con motivo de los costes de integración previstos. Desde la compra, el Santander ha gestionado activamente los riesgos de ejecución, al tiempo que ha mantenido la base de clientes y la cuota de mercado del Popular, según la entidad de Botín.
El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, aseguró ayer que la situación del Banco Popular ya se ha “estabilizado” tras su adquisición por parte del banco cántabro a comienzos de junio y que incluso está comenzado a “demostrar crecimiento” en lo que va de 2018.
Por su parte, Botín informó de que la entidad trasladará la sede de Santander España al nuevo edificio del Banco Popular, ubicado en la calle Juan Ignacio Luca de Tena, de Madrid.