• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Solo el 42% de mujeres cobra una pensión y es un 37% inferior a la de los hombres

Solo el 42% de las mujeres cobra pensión en España, frente al 87% de los hombres, y es de media un 37% inferior a la de éstos, denunció la doctora en Economía Júlia Montserrat en una jornada sobre pensiones dignas organizada por el Centro de Estudios Cristianismo y Justicia en Barcelona.

Solo el 42% de mujeres cobra una pensión y es un 37% inferior a la de los hombres
Un hombre porta una pancarta en una manifestación para reclamar pensiones más justas | aec
Un hombre porta una pancarta en una manifestación para reclamar pensiones más justas | aec

Solo el 42% de las mujeres cobra pensión en España, frente al 87% de los hombres, y es de media un 37% inferior a la de éstos, denunció la doctora en Economía Júlia Montserrat en una jornada sobre pensiones dignas organizada por el Centro de Estudios Cristianismo y Justicia en Barcelona.
La economista abundó, además, en que del total de las pensiones que cobran las mujeres, dos terceras partes son inferiores al salario mínimo interprofesional, que es de 707,60 euros.
Montserrat, que es miembro del comité científico del informe Foessa, atribuye este agravio al “papel de cuidadora” que tuvo la mujer tradicionalmente.

Sostenibilidad
La economista recuerda que en 2019 entrará en vigor el llamado factor de sostenibilidad, un coeficiente que se utilizará para reducir las pensiones “en función de la esperanza de vida”, un hecho que la economista considera de “injusticia total y absoluta”.
“El desplazamiento de las pensiones públicas a las privadas es el objetivo”, apostilla, ya que será la consecuencia lógica de mantener constante el gasto público en pensiones, en una situación de envejecimiento de la población y, por lo tanto, de aumento de los pensionistas.
El también doctor en Economía Miquel Puig auguró que en veinte años en España “la población en edad de trabajar se reducirá un 7%, y la población por encima de la edad de jubilación subirá el 35%”, por lo que vaticina: “No podemos imaginar que las pensiones se mantengan”.
Pese a ello, matiza que esta tendencia se podría revertir si mejora la situación económica y, en este sentido, enumera tres elementos que podrían hacerlo: un aumento del PIB, una disminución de la población “madura” que se prejubila, y un incremento de la productividad por trabajador.

Aumento del PIB
Las proyecciones revelan que se producirá un aumento del PIB y, entonces, según Puig, que es el director general del Consorcio de Servicios Universitarios de Cataluña, “será cuestión de repartir mejor” la riqueza para
contrarrestar la demografía, que resulta “terrorífica”.
El economista cree que los jóvenes no podrán pagar las pensiones, pero “habrá para todos si el país se pone a trabajar”, porque en estas situaciones se producen “milagros” como el “milagro español” de los años 60.
Contrariamente, según Bravo, se está reduciendo la parte del PIB destinada a este sector, con lo que hay un “deterioro de la atención” y, entonces, la población “sustituye” el servicio público por el privado: “se está haciendo una privatización suave de la sanidad”, concluye. l