El retraso de los Presupuestos podría ralentizar la financiación autonómica

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro | chema moya (efe)

El aplazamiento de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del próximo año podría ralentizar las entregas a cuenta para la financiación de las comunidades, que el Ministerio de Hacienda prevé incrementar para 2018 en unos 4.000 millones en relación con 2017.

El aplazamiento de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del próximo año podría ralentizar las entregas a cuenta para la financiación de las comunidades, que el Ministerio de Hacienda prevé incrementar para 2018 en unos 4.000 millones en relación con 2017.


Los Presupuestos del próximo año contemplan unas entregas a cuenta cercanas a los 95.995 millones, y un retraso en la entrada en vigor de las cuentas más allá del 1 de enero también impactaría en la financiación autonómica, según señalaron fuentes del PSOE y de Ciudadanos.


Además, una prórroga de los Presupuestos de 2017 incidiría en las arcas de la Seguridad Social, que mantendrá su déficit el próximo año y requerirá de provisiones o de un nuevo préstamo del Estado para pagar las pensiones sin agotar el fondo de reserva.


En 2017 el Gobierno aprobó este préstamo por importe de 10.192 millones de euros y fuentes parlamentarias señalaron que si no hay una nueva provisión en 2018, no habría dinero a final de año para abonar las pensiones, toda vez que el fondo de reserva es insuficiente. No obstante, señalaron que todo dependerá del tiempo que se pueda extender la prórroga de los Presupuestos de este año mientras se aprueban las cuentas del próximo.


Asimismo, el Ejecutivo puede aprobar mediante decretos leyes aquellas partidas que sean fundamentales para su entrada en vigor el 1 de enero.

Efecto retroactivo
En el caso de que los Presupuestos de 2018 entraran en vigor tan solo uno o dos meses después de enero, las cuentas pueden tener efecto retroactivo. El Gobierno ha anunciado su intención de que los Presupuestos sean aprobados por el Consejo de Ministros antes del 31 de diciembre y fuentes del PP recordaron que su tramitación en las Cortes podría acortarse menos de tres meses.


El grupo parlamentario de Ciudadanos confía en que sea “un retraso corto y muy temporal”, ya que señalaron que al Gobierno “le conviene tener unos Presupuestos que dan estabilidad al país”.


Ciudadanos también recordó que ha firmado un principio de acuerdo para incluir partidas por importe de 8.300 millones de euros, que van desde el complemento salarial de 430 euros mensuales destinado a los jóvenes que trabajan y se quieren formar, hasta cheques para guarderías y para la formación. A esto hay que añadir la rebaja del IRPF a la que se ha comprometido Hacienda para que aumentar de 12.000 a 14.000 euros el mínimo exento por el que no se aplican retenciones.


El Gobierno ha paralizado los Presupuestos ante la falta de apoyos parlamentarios para poder afrontar el primer trámite en el Congreso, que es el rechazo a las enmiendas a la totalidad que registre la oposición. El Ejecutivo no cuenta de momento con el grupo parlamentario del PNV que apoyó las cuentas anteriores, y fuentes del partido nacionalista vasco afirmaron que no habrá negociación hasta que no haya un diálogo político con Cataluña.