Ordóñez cree que la crisis se hubiera atajado antes con más recursos públicos

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez | efe

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez consideró ayer que la crisis financiera se podría haber atajado antes con una mayor inyección de recursos públicos en el proceso de reconversión de los bancos

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez consideró ayer que la crisis financiera se podría haber atajado antes con una mayor inyección de recursos públicos en el proceso de reconversión de los bancos, que se dilató en exceso en el tiempo. Explicó que la decisión de minimizar la utilización de recursos públicos para abordar la crisis financiera se debió al miedo de disparar el déficit público y a la “delicada situación de las finanzas públicas”.
Durante su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga el origen de la crisis financiera y el rescate bancario, la mayoría de los partidos le acusaron de no responder con responsabilidad ante la crisis financiera.
Fernández Ordóñez, que fue gobernador del Banco de España de 2006 a 2011, aseveró que fue de los “pocos” que anticiparon en 2003 la burbuja inmobiliaria, aunque reconoció que no supo ver la magnitud de la crisis económica y financiera posterior.
“Se hicieron mal muchas cosas y no se vieron muchas cosas que ahora vemos todos”, puntualizó, al tiempo que advirtió de que la reconversión de las cajas de ahorros debería haberse realizado durante los períodos de expansión, ya que hubo doce años de “euforia” en la que “todos participaron”. Alabó la actuación del Gobierno socialista en la reforma de la Ley estatal de Órganos Rectores de Cajas de Ahorros (Lorca) frente al Ejecutivo anterior, presidido por el popular José María Aznar, “que no hizo nada”.
Aunque cree que no todas las cajas supusieron un problema, dijo que en líneas generales estas entidades representaron un “enorme problema”, y citó, sin mencionar entidades, a las radicadas en Galicia, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Cataluña y Castilla y León.
En cuanto a la salida a Bolsa de Bankia, defendió la actuación del Banco de España y dijo que la entidad supervisora no podía oponerse, porque según la ley solo podía hacerlo si encontraba razones suficientes que no aconsejaran el “salto” al parqué y ese no era el caso en ese momento.
Al respecto, dijo que en 2011 era factible que la caja aumentara su capital, al tiempo que aseveró que “hoy es un proyecto muy sólido”, tras la inyección de capital recibida y el cambio de gestor.

Las tres grandes entidades
Volviendo al rescate, Ordóñez aseguró que de no haberse producido, los dos grandes bancos españoles (el Santander y el BBVA) y la primera caja (La Caixa) hubieran sufrido mucho más.
En sus respuestas a los miembros de la comisión parlamentaria de investigación de la crisis financiera y económica, explicó que la reestructuración del sector financiero español se hizo bien, sin afectar a las grandes entidades, y justificó que el Banco de España actuó siempre de forma “suave” y “sin alarmar”. También quiso destacar la importancia que tuvo en la crisis la gran cantidad de beneficios que tenía la banca, que les permitió utilizar una parte para dotar más provisiones y constituyó una auténtica “línea de resistencia” y evitó quiebras. “Mientras sean los bancos los que generan el dinero, el supervisor tiene que asegurarse de que los bancos están en buena situación”, dijo. “El dinero es muy importante y a los bancos hay que tratarlos con muchos cuidado”, pues “como vayan mal, vamos mal todos”.
Fernández Ordóñez también quiso desmentir que recibiera en ningún momento presiones políticas de ningún tipo, y explicó que “quien esté en un órgano independiente no debe pertenecer a un partido”.