LA MENOR ALZA DE LA ENERGÍA FRENA LA INFL ACIÓN, QUE CIERRA 2017 EN EL 1,1% EN EL CONJUNTO DEL ESTADO

El IPC de Galicia recorta su tasa interanual seis décimas, hasta el 1,2%

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se redujo una décima (-0,1%) en diciembre en Galicia en relación con noviembre y bajó su tasa interanual seis décimas, hasta el 1,2%.

El IPC de Galicia recorta su tasa interanual seis décimas, hasta el 1,2%

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se redujo una décima (-0,1%) en diciembre en Galicia en relación con noviembre y bajó su tasa interanual seis décimas, hasta el 1,2%. De este modo, en la comunidad gallega, según los datos que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios acumularon un incremento de media del 1,2% el pasado año.
Por subgrupos, las mayores cifras interanuales se corresponden con los precios del transporte, cuyo IPC se encuentra al 2,4%; hoteles, cafés y restaurantes, al 2,1%; y bebidas alcohólicas y tabaco, al 1,8%. Del lado contrario, las tasas anuales más bajas son las que registran el ocio y la cultura, con un IPC del -0,6%, y el menaje, que está al -0,1%.
En el conjunto estatal, los precios terminaron el año con un crecimiento interanual del 1,1 por ciento, el más bajo de todo el año, lastrados por el menor encarecimiento de la gasolina y la electricidad, aunque siguen restando poder adquisitivo a pensionistas y funcionarios.
La tasa de inflación interanual de diciembre supone una moderación de seis décimas respecto a noviembre y con ella los precios acumulan dieciséis meses consecutivos al alza.

Evolución
Esta tasa supone una moderación de la inflación respecto a la registrada a cierre de 2016 (1,6 por ciento), después de mantenerse estable en 2015 (0%) y de bajar en 2014 (-1%). Asimismo, la tasa de inflación de diciembre se acerca a la que había previsto el Gobierno para cierre del año (1%), en tanto que la media anual, que se situó en el 1,96%, también cerró el año por debajo del 2% como estimaba el Ejecutivo.
De cara a los próximos dos meses, la secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, prevé una “bajada sustancial” de la tasa de inflación, aunque habrá que vigilar la evolución de los precios energéticos, en particular el petróleo. En el último mes de 2017, los precios del transporte crecieron el 1,9 por ciento, más de un punto y medio por debajo de noviembre, por la menor alza de los carburantes, en tanto que los de la vivienda se moderaron en más de un punto, hasta el 1,3%, por la menor subida de la electricidad y por el abaratamiento del gasóleo para calefacción.
El ocio y la cultura también frenaron la inflación, al abaratarse un 0,6 por ciento, por el menor aumento de los paquetes turísticos, mientras que los alimentos y bebidas no alcohólicas moderaron su encarecimiento cinco décimas, hasta el 1,7%, debido al mayor descenso de los precios de las frutas y, en menor medida, por el encarecimiento más suave de las legumbres y hortalizas.
Por el contrario, el vestido y el calzado tuvo una influencia positiva en la inflación de diciembre, con un incremento del 0,5%, una décima superior a noviembre, y que responde al menor abaratamiento de las prendas de vestir.
Sin tener en cuenta los componentes más volátiles de la cesta de la compra (alimentos frescos y energía), la inflación subyacente se mantuvo en el 0,8%, tres décimas por debajo del IPC general.
En tasa mensual, los precios se mantuvieron estables (0%) con incrementos en el ocio y la cultura por el encarecimiento de los paquetes turísticos; en los hoteles, cafés y restaurantes; y en la vivienda, por el alza de la electricidad y el gas.