Los inspectores del Banco de España critican el informe sobre el Popular

Los inspectores del Banco de España detectan “debilidades” en la supervisión de las entidades financieras | archivo ec

Califican de “grosería técnica” el desfase en la valoración de la entidad antes de su venta al Santander

El presidente de la Asociación de Inspectores del Banco de España, Pedro Luis Sánchez Ruiz, calificó de “grosería técnica” el desfase de entre 2.000 y 8.200 millones negativos en el informe elaborado por Deloitte para cuantificar el deterioro del Banco Popular.

Preguntado por los diputados durante su intervención ante la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro, Sánchez Ruiz criticó la amplitud de los diferentes escenarios contemplados el pasado mes de junio, antes de la venta de la entidad por un euro al Banco Santander, porque cree que “es como no decir nada”.

“Si de verdad el informe dice esto y si esta es la valoración que se hace de la entidad, técnicamente hablando es una grosería. No tiene ningún sentido”, aseveró el presidente de los inspectores, que también detecta “debilidades” en la supervisión y los mecanismos de resolución europeos.

“Si cualquier inspector, ante nuestros responsables decimos que en una cartera de crédito hemos encontrado un eventual deterioro de entre 200 y 300 millones, no vamos a quedar muy bien profesionalmente. Pero si digo que el eventual quebranto que he detectado variará en función del escenario entre 200 y 800, quizás es mejor que me dedique a otra cosa”, manifestó.

 

Pruebas de estrés

Respecto a los controles previamente realizados, los conocidos como tests de estrés, que el Popular había superado previamente, Sánchez Ruiz argumentó que “las entidades tienden a superarlos todos, salvo el de la realidad”. “El ‘stress test’ de la realidad... Ahí ya sufren más problemas”, dijo.

“¿En todos esos escenarios se considera el análisis de riesgo de crédito que existe en el activo? Es el principal análisis para determinar la salud de una entidad”, aseveró el presidente de la asociación. Sánchez Ruiz, que anticipó durante su comparecencia un colapso del sistema financiero europeo peor que el sufrido por el empeoramiento de la regulación, criticó también  que “no se está llevando a cabo una auténtica supervisión in situ de las entidades de crédito europeas”.

“No se está comprobando con todo rigor el cuadro contable, la conciliación contable, los datos de origen, los datos de balance, etcétera, desde hace casi ya tres años”, denunció.

“Esa es la realidad en la que vivimos y es nuestra obligación transmitírsela”, dijo, dirigiéndose a los diputados. “Estamos en una situación realmente complicada y podemos llegar a una situación aún más complicada”, añadió.

Otra de las cuestiones apuntadas por el presidente de los inspectores es la tendencia a la concentración del sector financiero, que ya en España considera “elevada”, pero que ante las demandas de una mayor concentración en el ámbito europeo, Sánchez Ruiz manifestó que alimenta un “riesgo sistémico”.

“Defender que las entidades, cuanto más grandes mejor para todos, eso va contra el sentido común, prudencial y supervisor”, subrayó el inspector, reclamando que la “fusión de entidades” debe hacerse “desde la máxima prudencia y rigor”.