La inflación se frena por la menor subida de los carburantes y cierra 2017 en el 1,2%

Los precios terminaron el año con la tasa de incremento interanual más baja de todo el ejercicio –un 1,2 por ciento por la menor subida de los carburantes– pero que resta poder de compra a pensionistas y funcionarios.

La inflación se frena por la menor subida de los carburantes y cierra 2017 en el 1,2%
Para encontrar una tasa más baja que la de diciembre, hay que remontarse a noviembre de 2016, cuando fue del 0,7% | aec
Para encontrar una tasa más baja que la de diciembre, hay que remontarse a noviembre de 2016, cuando fue del 0,7% | aec

Los precios terminaron el año con la tasa de incremento interanual más baja de todo el ejercicio –un 1,2 por ciento por la menor subida de los carburantes– pero que resta poder de compra a pensionistas y funcionarios.
Según el dato adelantado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la evolución del IPC de diciembre estaría medio punto por debajo de la de noviembre y lejos del 3% con el que inició el año. No obstante, esta subida de los precios resta poder de compra a los pensionistas, con revalorizaciones del 0,25 por ciento, y a los funcionarios, cuyos sueldos subieron un 1% este año.
“Aunque se haya cerrado el año con menor inflación de la prevista, funcionarios y pensionistas siguen perdiendo capacidad adquisitiva. Tampoco los salarios del sector privado empujan la inflación hacia arriba, un debate que sin duda existirá en 2018”, apuntó el catedrático de Economía de Cunef y director de Estudios Financieros de Funcas, Santiago Carbó. Explicó la evolución de diciembre en los carburantes, que subieron en menor medida que en el mismo mes de 2016.
El año pasado, los últimos meses del año reflejaron el repunte de los precios de los carburantes frente al final de 2015, que terminó con un IPC del 0%.

Desaceleración
Desde el Gobierno ya habían apuntado hace unas semanas a “una desaceleración adicional” de los precios, hasta el entorno del 1 por ciento, niveles más cercanos a la evolución de la inflación subyacente, que no tiene en cuenta los elementos más volátiles (energía y alimentos).
De confirmarse el dato adelantado, la de diciembre queda así como la tasa interanual más baja de todo el ejercicio: los precios empezaron el año con subidas del 3 por ciento que se repitieron en enero y febrero para moderarse al 2,3% en marzo y repuntar al 2,6% en abril. A partir de mayo comenzaron a descender del 2% con un 1,9% ese mes, un 1,5 por ciento en junio y julio, un 1,6% en agosto y un 1,8% en septiembre. En el último trimestre, los precios se mantuvieron en esa línea: 1,6% en octubre y 1,7% en noviembre.
Para encontrar una tasa más baja de inflación que la de diciembre, hay que remontarse a noviembre de 2016, cuando fue del 0,7 por ciento.