• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

El Gobierno subirá impuestos si ve riesgos de que se desvíe el déficit

El Gobierno remitió ayer a Bruselas la actualización del Programa de Estabilidad Presupuestaria 2017-2020, en el que señala que si a lo largo del ejercicio se produjese algún riesgo de desviación del objetivo de déficit, aprobaría los impuestos

El Gobierno subirá impuestos si ve riesgos de que se desvíe el déficit
El ministro de Economía, Luis de Guindos | Lenin Nolly (efe)
El ministro de Economía, Luis de Guindos | Lenin Nolly (efe)

El Gobierno remitió ayer a Bruselas la actualización del Programa de Estabilidad Presupuestaria 2017-2020, en el que señala que si a lo largo del ejercicio se produjese algún riesgo de desviación del objetivo de déficit, aprobaría los impuestos medioambientales y el impuesto sobre las bebidas azucaradas para asegurar el cumplimiento de la meta de déficit del 3,1 por ciento.

Así figura en la actualización del programa, enviado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad a la Comisión Europea junto al Plan Nacional de Reformas 2017, en el que señala que si a lo largo del ejercicio los datos de ejecución presupuestaria mostrasen algún riesgo de desviación del objetivo, se adoptarían las medidas ya comprometidas en la actualización del plan remitido en diciembre.
En concreto, el Gobierno pondría en marcha los impuestos medioambientales y el impuesto sobre las bebidas azucaradas, con los que prevé que ingresaría unos 300 y 200 millones de euros, respectivamente. No obstante, destaca que, conforme a la evolución de las principales variables fiscales, España cumplirá el objetivo de déficit de 2017 fijado en el 3,1% del PIB, así como con el ajuste estructural requerido. “Esto es posible gracias a las medidas adoptadas hasta ahora, en particular las aprobadas en diciembre de 2016, y a la contención del gasto público deriva de la aplicación de la regla de gasto”, explica.

Nuevas medidas
En cuanto a las nuevas medidas tributarias, tal y como se recogía ya en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017, pasan a tributar al 10% los espectáculos culturales en vivo, así como las monturas de gafas graduadas, lo que supone un descenso desde el 21% actual. Respecto a los impuestos especiales, en el Impuesto sobre Hidrocarburos se reduce el importe de las cuotas a devolver por el gasóleo utilizado en la agricultura y ganadería, al objeto de adecuar la normativa interna al derecho de la Unión Europea.

El documento mantiene el compromiso con la senda de consolidación fiscal fijada, cumpliendo con las recomendaciones del Consejo Europeo de agosto de 2016 y reduciendo el déficit público por debajo del umbral del 3% del PIB en 2018. Así, los objetivos de déficit para los ejercicios 2017, 2018 y 2019 se mantienen en los niveles ya aprobados el pasado mes de diciembre, del 3,1%, 2,2% y el 1,3%, respectivamente.

Como novedad, se establece un objetivo de déficit para el año 2020 en el 0,5% del PIB, correspondiente solo al desequilibrio en las cuentas de la Seguridad Social.

Ingresos y gastos
Las ratios de ingresos y gastos públicos sobre PIB irán convergiendo paulatinamente hasta situarse en el entorno del 39%. La ratio de ingresos respecto al PIB pasará del 38,3% en 2017 al 38,7% en 2020 gracias al favorable escenario macroeconómico, la recuperación del mercado de trabajo y al incremento de las bases imponibles. Por su parte, la ratio gastos se reducirá desde el 41,5% en 2017 al 39,2% en 2020, a un ritmo cercano a punto porcentual anual, consecuencia de la contención del gasto público, cuyo crecimiento se sitúa por debajo del crecimiento del nominal del PIB.

Así, la previsión para la deuda pública es que mantenga su tendencia decreciente, hasta situarse en el 92,5% el PIB en 2020. A esta evolución también contribuirá el crecimiento económico y la mejora del saldo primario (saldo público excluyendo el pago de intereses de la deuda), que desde 2018 registrará superávits.

La actualización del cuadro macroeconómico para el período 2017-2020 recoge una revisión de dos décimas al alza del crecimiento de la economía española para este año, pasando del 2,5 por ciento al 2,7 por ciento, y un crecimiento del 2,5 por ciento en 2018, que se moderará al 2,4% en los años 2019 y 2020.

En cuanto al IPC, la previsión del deflactor del consumo privado es del 1,5 por ciento este año, del 1,6% en 2018, del1,7% en 2019 y del 1,8% en 2020.