23:32 h. Martes, 22 de julio de 2014

 

El Estado perderá más de 10.000 millones de euros al vender Novagalicia

| Actualizado 07 Julio 2013 - 02:00 h.
Vota esta noticia:
Más acciones:
manifestación de afectados por las participaciones preferentes y deuda subordinada ante la oficina central de novagalicia banco, hoy en ourense. durante este acto de protesta, los manifestantes han acusado al banco de españa de "aprovechar las
manifestación de afectados por las participaciones preferentes y deuda subordinada ante la oficina central de novagalicia banco, hoy en ourense. durante este acto de protesta, los manifestantes han acusado al banco de españa de "aprovechar las

El Estado anunció esta semana su intención de vender este otoño  las entidades nacionalizadas, Novagalicia (NG Banco) y Catalunya Banc, ante el deterioro de su balance. La desinversión está prevista para después de verano y principios del próximo año, respectivamente, supondrá la materialización de unas pérdidas que superarán los 25.000 millones, de los que 10.000 corresponden a Novagalicia informa el diario “El Economista” en su edición digital.
La publicación también explica que el sector da por hecho que con las nuevas ayudas que se otorgarán, el FROB asumirá un quebranto cercano a los 30.000 millones.

Un euro
Es previsible que los compradores paguen un euro por ambos y exigirán una serie de garantías y fondos extra, por lo que la inyección hasta ahora aportada al saneamiento de la gallega y la catalana se perderá.
En Novagalicia, que será la primera que se venderá, el FROB aportó 9.000 millones de ayudas directas y unos 1.000 millones del efecto de traspaso de activos tóxicos a la Sareb. En Catalunya Banc las cifras son de 12.000 millones y 2.000 millones.

dinero adicional
El Gobierno ha insistido en que el objetivo de las operaciones es recuperar parte del dinero pero “El Economista” cita a fuentes gubernamentales sostienen que existen más de media docena de partidas por las que los compradores van a reclamar dinero adicional. Si esta demanda de capital supera los 7.000 millones, el coste de Novagalicia y Catalunya Banc superará el de liquidación.
Tras el esfuerzo que se realizó en el saneamiento inmobiliario, el sector padece otros puntos frágiles, como el fin de las cláusulas suelo y el impacto de los activos fiscales por la regulación de Basilea III.
A todo este sinfín de agujeros, en algún caso se añaden otros específicos. Novagalicia, por ejemplo, podría enfrentarse al pago de 430 millones a Aviva por romper su alianza en bancaseguros. Esta compañía mantiene abierta un denuncia en el arbitraje internacional para que le compense por el fin de su acuerdo estratégico. Bankia, por ejemplo, llegó a un acuerdo con Aviva para cerrar un litigio similar por el que le pagó 608 millones.
La realidad vuelve a torpedear los planes del Gobierno, que había dado por zanjada la nueva ronda de ayudas públicas a la banca. Ahora nadie duda de que Novagalicia necesita entre 1.000 millones y 3.000 millones adicionales, mientras que Catalunya Banc, entre 3.000 millones y 5.000 millones.
 El Banco de España está dispuesto a cerrar la puerta a que fondos de inversión se hagan con estos dos grupos nacionalizados, con lo que el proyecto de la Xunta y del presidente de Novagalicia, José María Castellano, quedarían en agua de borrajas. El supervisor pretende alejar de la entidad a los especuladores y para depositarla en manos de la banca sana.
Los bancos españoles más fuertes, previsiblemente, ganarán las subastas. Pero el conjunto de entidades sanas perderá con la venta cerca de 2.000 millones a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).
El ministro de Economía obligó a este instrumento a comprar cerca de un 40% del capital de las dos nacionalizadas con el objetivo de dar liquidez a los preferentistas. Para asumir este coste, impuso una derrama especial por este importe, que se cubrirá en diez años.